{{title}}
{{buttonText}}

Torres Mudéjares

Teruel, Teruel

Compartir

Con materiales más pobres que la piedra sobre la que se construyeron las grandes catedrales e iglesias de la época, los musulmanes cristianizados crearon un estilo propio y singular de extraordinaria belleza, a base ladrillo y azulejo, el estilo mudéjar, que incorpora trazos del gótico de moda en el momento y la tradición de arte morisca que nunca abandonaron. Con tan sencillos elementos, quisieron dejar huella con sus construcciones y trascender el tiempo. Lo lograron. Este pasado ha sido generoso con Teruel y deja un legado mudéjar que hoy es reconocido patrimonio de la humanidad.
Cuatro torres, la de El Salvador y San Martín, la de San Pedro y la de la catedral de Santa María de Mediavilla, aparte de la techumbre y el cimborio de la misma, forman este conjunto mudéjar inigualable. Las torres servían de atalaya para vigilar el horizonte y alertar de posibles peligros o de la llegada de personajes ilustres. Muchas de ellas, al estar adosadas a una iglesia, sirvieron de campanario, y también de reloj. La peculiaridad de las torres de Teruel es que en su base están horadadas por un pasadizo de arcos a modo de puerta de entrada y salida; quizás se debió a la estrechez del lugar y la necesidad de comunicar calles.
Subiendo 122 escalones recorremos los tres pisos que acaban en el campanario de la Torre de el Salvador, acaso la más bella y más tardía, del s. XIV. Son como dos torres metidas una dentro de otra. La de interior tiene una estructura gótica y la exterior, la capa recubierta de ladrillo y cerámica vidriada; entre ambas están los pasillos y la escalera de ascenso a las almenas. En las salas de la torre hay una exposición permanente que permite entender las claves del arte mudéjar. Es casi idéntica a la Torre de San Martín; sólo cambia la decoración del último tramo. La de San Martín está adosada a la iglesia del mismo nombre y sirve de campanario. De igual forma acompañan las otras dos torres a sus templos; la de Santa María de Mediavilla, a la catedral, y la Torre de San Pedro, a su iglesia. Esta última guarda los sepulcros de Isabel Segura y Diego Garcés, los amantes de Teruel.

Contacto

Localización

Plaza de la Catedral, 1 44001 Teruel