‘La Fortuna’: Los escenarios donde se rodó la serie de Movistar+

Una lucha por el tesoro con la que recorrer España de arriba a abajo

La serie de Alejandro Amenábar para Movistar+ recorre España de norte a sur. Foto: Movistar+
La serie de Alejandro Amenábar para Movistar+ recorre España de norte a sur. Foto: Movistar+

Acaba de zarpar el barco de 'La Fortuna', la primera serie de un peso pesado del cine español como Alejandro Amenábar. El director de 'Los otros' llega a Movistar+ con esta producción internacional en la que norteamericanos y españoles se disputan el tesoro de un naufragio. Desde Cádiz hasta el País Vasco, esta gran aventura ha recorrido España de arriba a abajo en sus localizaciones. 

Una de las grandes apuestas de Movistar+ para este curso ya está aquí. Es 'La Fortuna', miniserie dirigida y coescrita por un tal Alejandro Amenábar. El ganador del Óscar por 'Mar adentro' debuta en el formato con esta historia, basada en hechos reales, sobre la disputa entre una empresa cazatesoros estadounidense y nuestro Ministerio de Cultura por hacerse con el mayor tesoro submarino del mundo.

Unos hechos que realmente ocurrieron en 2007 y que ya contaron, al más puro estilo Tintín, Domingo Corral y Paco Roca en el cómic El tesoro del cisne negro. Ahora Amenábar estrena su adaptación de este tebeo para la que ha necesitado recorrer, de sur a norte, la geografía española. Desde Algeciras hasta Pasajes (País Vasco), la producción se ha empeñado en rodar todo lo posible en escenarios reales.

Tesoros de las costas de Cádiz

Esta nueva serie de aventuras, homenaje al cine de Steven Spielberg o James Cameron, arranca su narración en las costas del Estrecho de Gibraltar, donde la empresa norteamericana Atlantis encuentra cientos de miles de monedas de oro y los restos de un barco sumergido en el fondo del mar.

Dos personajes de la serie en moto por la carretera que da paso a Gibraltar.
La aduana de Gibraltar y La Línea aparecen en la serie. Foto: Movistar+

El rodaje de 'La Fortuna' pasó por esta espectacular zona marítima de la provincia de Cádiz para contar todos los detalles de la trama desde el mismo lugar. En los primeros capítulos se pueden apreciar varios lugares de la bahía de Algeciras, que se disfruta especialmente en un plano hecho con helicóptero que enseña también el Peñón de Gibraltar (Reino Unido).

En la serie podrás distinguir también la aduana y la Verja para pasar a Gibraltar (La Línea), la Playa del Rinconcillo (donde vive el personaje de Manolo Solo -actor que, curiosamente, creció en esa misma zona-) o el propio Puerto de Algeciras, donde se rodaron algunas secuencias exteriores para recrear las oficinas de la Guardia Civil.

Playa del Rinconcillo, donde vive el personaje de Manolo Solo
Playa del Rinconcillo, donde vive el personaje de Manolo Solo. Foto: Movistar+

Otro lugar gaditano en las localizaciones de 'La Fortuna' es la Base Naval de Rota, con su zona naval y aeropuerto militar. Aquí llegan los protagonistas en helicóptero durante el capítulo 3 de la serie, en unas secuencias para las que necesitaron una infraestructura muy especial.

Base Naval de Rota, donde la producción usó un buque de asalto anfibio. Foto: Movistar+
Base Naval de Rota, donde la producción usó un buque de asalto anfibio. Foto: Movistar+

“Usamos un buque de asalto anfibio, tanto en la Base como con el barco navegando, grabando con helicópteros. Fue una gozada trabajar en un buque de 150 metros de eslora (longitud del barco), es casi como un portaaviones. Tuvimos todo tipo de ayudas por parte de la Armada”, explica Koldo Zazua, director de producción de 'La Fortuna', a Guía Repsol.

Madrid, de las instituciones a los tanques

Mientras los cazatesoros americanos se hacen con el oro, dos jóvenes funcionarios del Ministerio de Cultura (Álvaro Mel y Ana Polvorosa) dan la voz de alarma sobre este posible expolio al patrimonio español. Lo hacen desde Madrid, que puede distinguirse claramente en muchas de las localizaciones de la serie.

Con estos servidores públicos como protagonistas, Amenábar quiso rodar in situ en el Madrid más institucional. Siendo tan importante lo que sucede en el Ministerio de Cultura, uno de los espacios madrileños que no podía faltar en varios capítulos de 'La Fortuna' es la céntrica Plaza del Rey, donde está su sede principal, en el barrio de Chueca.

La madrileña Plaza del Rey aparece varias veces en la serie de Amenábar. Foto: Movistar+
La madrileña Plaza del Rey aparece varias veces en la serie de Amenábar. Foto: Movistar+

El otro espacio público que más llama la atención en la serie es el mismísimo Palacio de la Moncloa, sede de la Presidencia del Gobierno. En la producción de Movistar+ se puede ver tanto su exterior, donde se producen las recepciones, y su interior, donde se mantiene una reunión entre el Ministro de Cultura (Karra Elejalde) y el embajador norteamericano.

“Cuadramos con la agenda del Presidente para ver cuándo había un hueco para rodar allí”, asegura Zuazua, que recalca también la fundamental y estrecha colaboración de todas las instituciones públicas, estatales y locales, a la hora de dar forma a 'La Fortuna': “Sin ellas la serie no sería tan vistosa”.

Varias instituciones públicas de Madrid cedieron sus espacios para el rodaje.
Varias instituciones públicas de Madrid cedieron sus espacios para el rodaje. Foto: Movistar+

Pero no solo estuvieron en Moncloa: el Instituto Cervantes (como Banco de España), el Ministerio de Transición Ecológica, el de Trabajo, el Archivo Nacional (como interiores del Ministerio de Cultura), Delegación del Gobierno (como Embajada de España en Washington) o el Centro Cultural de los Ejércitos (como Archivo Histórico de la Marina) también son espacios públicos que aparecen en la serie.

Otro lugar distinguible de la capital es el Parque del Retiro, donde vemos un encuentro de madrugada entre el personaje de Álvaro Mel y el de Karra Elejalde. Podrás reconocer rápidamente una de sus entradas y su icónico estanque.

El centro de Madrid vuelve a aparecer en todo su esplendor en la fase final de la serie, cuando una comitiva militar (Guardia Civil y Ejército de Tierra) desfila por tramos del Paseo de la Castellana, entrando por Avenida de América.

Cibeles, el Parque del Retiro o el Paseo de la Castellana, entre los escenarios madrileños. Foto: Movistar+
Cibeles, el Parque del Retiro o el Paseo de la Castellana, entre los escenarios madrileños. Foto: Movistar+

Esta fase del rodaje se produjo en una de las zonas más concurridas de la capital, hecho que llamó la atención de los madrileños: “La gente se asustó y se creyó que era una comitiva real, que se estaba produciendo un golpe de Estado o algo así”, comenta Zazua, un equívoco que los ciudadanos incluso compartieron en sus redes sociales durante la jornada de rodaje.

Se aprovechó también para estas secuencias el Aeropuerto de Zaragoza y su antigua base aérea norteamericana. Aquí se rodó el aeropuerto norteamericano en la salida (zona moderna de la base) y también la base de Torrejón de Ardoz desde donde sale la famosa comitiva (en sus hangares más antiguos).

También han servido como escenario el Aeropuerto de Zaragoza y su antigua base aérea norteamericana. Foto: Movistar+
También han servido como escenario el Aeropuerto de Zaragoza y su antigua base aérea norteamericana. Foto: Movistar+

Barcos del norte

En una historia de naufragios y tesoros submarinos no pueden faltar barcos. El equipo de 'La Fortuna' se subió a ellos en el País Vasco y Galicia, las comunidades donde se rodaron varias de las secuencias marinas más llamativas de la serie que, paradójicamente, ocurren en las aguas del sur de la península en la trama.

El mar está muy presente en esta serie de tesoros submarinos. Foto: Movistar+
El mar está muy presente en esta serie de tesoros submarinos. Foto: Movistar+

Algunas de ellas se hicieron en la ría de La Graña (Ferrol). El rodaje llegó a la Escuela de Especialidades y base naval de la localidad, lugar donde se atracó el buque oceanográfico Ángeles Alvariño, cedido para la serie por el Instituto Oceanógrafico Español.

Un buque que, en la realidad, también participó en las expediciones arqueológicas para investigar los restos del Nuestra Señora de las Mercedes, la fragata naufragada original. Se utilizó el Alvariño como barco de la empresa Atlantis tanto en el puerto como para las secuencias navegando en el mar cuando se produce un encontronazo con la patrulla de la Guardia Civil.

Pero las secuencias marítimas más impresionantes son las que se producen en un flashback al pasado. Las escenas que protagonizaron españoles e ingleses se realizaron principalmente en la fantástica Bahía y el Puerto de Pasajes (Guipúzcoa), donde se trajeron hasta el País Vasco dos barcos del siglo XIX (el francés Étoile du Roy y el ruso Shtandart) para recrear un conflicto en alta mar.

En el Puerto de Pasajes (Guipúzcoa) se rodaron algunas de las escenas marítimas más impresionantes. Foto: Movistar+
En el Puerto de Pasajes (Guipúzcoa) se rodaron algunas de las escenas marítimas más impresionantes. Foto: Movistar+

Un esfuerzo enorme de producción en 9 días en los que se habilitaron unos muelles con accesibilidad a tierra firme en Pasajes, para poder gestionar a los 150 figurantes de esas escenas y al equipo técnico, que contaba con seis grandes pantallas verdes (6x12 metros cada una) para las recreaciones digitales.

En Pasajes se habilitaron unos muelles con acceso a tierra firma para gestionar a los 150 figurantes. Foto: Movistar+
En Pasajes se habilitaron unos muelles con acceso a tierra firma para gestionar a los 150 figurantes. Foto: Movistar+

En estos muelles se rodaron el 60% de estas secuencias, mientras el 40% restante se hicieron con drones en mar abierto en las bonitas inmediaciones entre San Sebastián y Fuenterrabía. Y para completar las escenas de las imágenes subacuáticas del naufragio se utilizaron las piscinas del Club Deportivo Martiartu en Erandio (Gipuzkoa).

El director Alejandro Amenábar durante en el rodaje en la Base Naval de Rota. Foto: Movistar+
El director Alejandro Amenábar durante en el rodaje en la Base Naval de Rota. Foto: Movistar+

El rodaje vasco fue la última parada de toda una aventura de producción que tuvo que asumir el reto también de reconstruir partes de Norteamérica en España. La pandemia impidió que el equipo técnico o el reparto de la serie se pudiera desplazar a Estados Unidos o Canadá, donde se pudieron rodar solo algunos recursos concretos, explica Zuazua.

Varias localizaciones en Madrid han hecho algunas veces de EEUU. Foto: Movistar+
Varias localizaciones en Madrid han hecho algunas veces de EEUU. Foto: Movistar+

El mencionado Ministerio de Trabajo (Corte de Atlanta), el Madrid Arena (interior de la sede de Atlantis) en Madrid, pero también Getafe (un reconvertido 'Hotel Los Olivos'), Cercedilla (donde se produce un accidente de coche), Mejorada del Campo (zona en la que se rodó una persecución en un tramo abandonado de la R-3), Valdemorillo (donde está la casa del abogado que interpreta Clarke Peters) o Guadalajara (exterior de la sede de Atlantis) hicieron las veces de EEUU.

Ahora es nuestro turno de viajar por tierra, mar y aire cada viernes con esta superproducción de Movistar+, Mod Producciones y AMC Studios. Una serie llena de tesoros, tanto submarinos como a plena luz del sol.