Top

Paisajes de la Vuelta Ciclista a España

La Vuelta Ciclista.
La Vuelta Ciclista.

Es una tradición veraniega más. Reposar la comida viendo a cientos de ciclistas pedaleando sin parar mientras, casi irremediablemente, ir cerrando poco a poco los ojos. Porque no lo neguemos, la Vuelta Ciclista a España siempre ha sido sinónimo de siesta. Pero estamos seguros de que, tras ver estos paisajes por los que pasarán durante la competición, lejos de dormir, estaremos tomando nota para nuestra siguiente escapada. Nos ponemos a la cabeza del pelotón para mostrar algunos de los pueblos que veremos etapa a etapa.

Luarca, Asturias

Es una típica villa marinera de la costa asturiana y, por lo tanto, un acierto seguro para todos los amantes tanto del mar como de la montaña. Un puerto pintoresco, una romántica leyenda de piratas y una gastronomía contundente a la que nos costará resistirnos pero, si queremos recorrer el pueblo, más nos vale no pedir todo lo que aparezca en la carta para no sentirnos tentados a hacer la digestión en posición horizontal. ¡En Luarca hay mucho por ver!

Puerto de Luarca, Asturias.
Puerto de Luarca, Asturias.
 

Burgos

Para muchos es la capital de la morcilla, la catedral gótica y los fríos inviernos. Pero busquemos un atractivo menos conocido, que los hay. Como el realizar un recorrido nocturno por 30 de sus monumentos iluminados en la Ruta de la Luz (la capital cuenta con tres Patrimonios de la Humanidad, ¡ahí es nada!). Y es que en enero, Burgos en una de las ciudades con menor número de horas de luz de la península en invierno, así que había que agudizar el ingenio.

Panorámica de Burgos.
Panorámica de Burgos.
 

Tierra de vinos

Roa, Riaza, Aranda de Duero…Una etapa por la que más les vale a los ciclistas estar bien centrados en la competición y no detenerse a disfrutar de los numerosos viñedos que se suceden a lo largo de esta zona. Por esta tierra hay infinidad de actividades enoturísticas pero la más curiosa, o una de las más originales, es visitar las bodegas subterráneas que se excavaron en el mismísimo casco histórico de Aranda de Duero.

Viñedos en Aranda de Duero.
Viñedos en Aranda de Duero.
 

Medina del Campo, Valladolid

Hay que estar preparados para un viaje en el tiempo cuando entramos en Medina del Campo. Poco esfuerzo necesitaremos para imaginarnos a Isabel la Católica recorriendo los pasillos del Castillo de la Mota, porque se encuentra aún hoy en tan buen estado que ha servido incluso de localización para la serie inspirada en la figura de la que fuera Reina de Castilla. Y sí, aquí la gastronomía sigue siendo tradicional: lechazo, chuletillas al sarmiento…Por supuesto regada con vino de la zona. Los amantes de la enología vuelven a estar de enhorabuena en esta etapa ciclista.

Castillo de la Mota en Medina del Campo.
Castillo de la Mota en Medina del Campo.
 

San Lorenzo del Escorial, Madrid

Se tardaron 22 años en concluir unas obras que parecían que nunca iban a terminar, pero seguro que el pelotón no tardará tanto en completar una etapa en la que ya casi se divisa la meta. Aunque no podemos pasar de largo sin visitar solo el monasterio. Vamos a atrevernos y a demostrar que la localidad tiene más lugares para fotografiar. San Lorenzo de hecho tiene varios edificios que forman parte de un rico patrimonio arquitectónico. Lánzate a descubrirlos porque sí, sin mapa, sin organizarse. Coge la cámara, callejea y sé original.

San Lorenzo del Escorial.
San Lorenzo del Escorial.
 

Cercedilla

Es bastante probable que, hablando con un madrileño, nos diga que Cercedilla es un pueblo para domingueros. Así que no preguntaremos, porque sí que merece la pena ir a pasar el día. ¡Que no hace falta además que sea un domingo! Eso sí, encontraremos numerosos aficionados al senderismo, o trekking que dirían los más modernos, pero también una gran variedad de bares y restaurantes donde tapear o sentarnos tranquilamente a comer exquisiteces típicas de la sierra.

Cercedilla / Flickr Marino Carlos.
Cercedilla / Flickr Marino Carlos.
 

Alcalá de Henares, Madrid

Una ciudad Patrimonio de la Humanidad: que si una Universidad de prestigio internacional, que si Cervantes nació aquí, que si el recinto histórico…No nos abrumemos tan pronto porque es muy probable que Alcalá de Henares sea a Madrid lo que Florencia a Italia: un no parar de lugares históricos y de gran belleza. Pero si aún así queremos planificarnos entre visita y visita, el secreto está en hacerlo en alguno de los numerosos bares que pueblan la Calle Mayor. Porque aunque muchos no lo sepan, esta villa es también conocida por la calidad y variedad de sus tapas. ¿Qué mejor manera entonces que organizarnos o recuperar fuerzas para continuar recorriéndola?

Calle Mayor en Alcalá de Henares / Flickr Víctor Gómez.
Calle Mayor en Alcalá de Henares / Flickr Víctor Gómez.

 

Te puede interesar...