San Froilán en Lugo

La fiesta gallega entre las fiestas

Las fiestas más grandes de Galicia están en Lugo.
Las fiestas más grandes de Galicia están en Lugo. Foto: San Froilán.

No negarás que Lugo, con sus piedras y su muralla, es un escenario incomparable para ponerte ciego de pulpo, perderte entre barracas y tomarte un aperitivo de lo más 'enxebre' amenizado por música y baile popular. Con su origen en el siglo XVII, San Froilán, la fiesta grande de la ciudad más antigua de Galicia, da la bienvenida al otoño sacando a lugareños y visitantes a la calle entre el 4 y el 12 de octubre para comer, reír y bailar. ¡Allá vamos!

Una vez superadas las múltiples fiestas que se celebran debajo de cada piedra y pueblo gallego en verano, cuando la vista se vuelve al cambio de armario y el otoño ya ha cruzado la puerta, recuerda: todavía queda San Froilán. Se trata de la fiesta grande de Lugo, esa preciosa ciudad con su histórica muralla romana, que conserva todo su perímetro y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. San Froilán forma parte del ADN de los lucenses y de la idiosincrasia del resto de gallegos desde que comenzó a celebrarse en torno al santo patrón, la cosecha y la feria de ganado. Los mayores fueron de niños y no hay pequeño que no pise San Froilán, con sus atracciones de toda la vida, sus conciertos y, cómo no, su pulpo. Y así es como se perpetúa una tradición.

Para no perderse en la que muchos consideran la fiesta gallega entre las fiestas, aquí van unos imprescindibles de San Froilán:

Todo el mundo a la calle con San Froilán. Foto: San Froilán.
Todo el mundo a la calle con San Froilán. Foto: San Froilán.

Tómate un buen pulpo

El meollo del asunto, lo que no puedes irte sin probar. El Pulpo con mayúsculas, delicioso y abundante, se despacha en Lugo con ocasión de San Froilán. Por si los vapores del plato más famoso de la gastronomía gallega no llevan tus pasos en la dirección correcta, avisamos: tu meta es el Parque Rosalía de Castro. Allí, al fondo, se ponen hasta final de mes las casetas con las pulpeiras –esos calderos de cobre, esos pulpos 'asustados'– que comenzaron siendo eso, casetas, para evolucionar en los modernos establecimientos de quita y pon que son en la actualidad.

Las casetas, un básico de San Froilán. Foto: Fiestas de San Froilán.
Las casetas, un básico de San Froilán. Foto: Fiestas de San Froilán.

Eso sí, los calderos y las pulpeiras continúan. Todo el mundo va a tomar pulpo en San Froilán, ya sea con la pandilla de amigos, de turisteo o de comida de empresa. Aquí no hay modernidades: es "a feira", es decir, regado con aceite de oliva y pimentón. Puedes pedir cachelos (patata cocida) y debes pedir pan. El buen gallego pincha el pulpo con palillo y lo moja un momento en su trozo de hogaza de pan para que suelte lastre y para tener otro bocado jugoso que tomar.

Para quien no guste de caseta, también puede probar el pulpo en un bar tradicional. Este año, por ser el último San Froilán antes de su cierre, merece la pena parar en el bar 'Cuatro Rúas', una de las pulpeiras más míticas de Lugo, que no tienen caseta ni falta que les hace.

Piérdete entre barracas

"Llega San Froilán, es época de caballitos". El dicho, vivo todavía, fue acuñado hace años cuando los caballitos eran de verdad y San Froilán ponía al alcance de lugareños delicias como las manzanas asadas con caramelo, la posibilidad de acercarte a las "Vistas" y observar de cerca animales exóticos como monos o serpientes, o asomarte al afamado "Pozo de la Muerte", en el que unos avezados y jóvenes moteros descendían a todo meter y haciendo círculos por el lateral de un pozo excavado, y vuelta a subir. Un centrifugado a motor en toda regla que, al parecer, hacía las delicias de los asistentes.

Hay animación para todos los públicos. Foto: San Froilán.
Hay animación para todos los públicos. Foto: San Froilán.

Hoy en día, el gusto por pasear entre puestos de manzanas de caramelo, churros y feriantes en el Parque Rosalía de Castro se mantiene tan vivo como entonces. Las atracciones, las afamadas barracas, son parada obligatoria de este paseo: el Gusano Loco, el Saltamontes… Los niños lo disfrutan y muchos de los mayores se animan a volver a la infancia a lomos de su atracción favorita, dato que negarán hasta la muerte una vez superadas las fiestas. Una buena pesca de patos, un tiro de balines, unas carreras de dromedarios… Lo que pasa en las barracas de San Froilán, amigo, se queda en las barracas de San Froilán.

Las calles respiran fiesta. Foto: San Froilán.
Las calles respiran fiesta. Foto: San Froilán.

Mueve tus caderas

La música, tanto en su versión más moderna como la más tradicional, cobra una especial importancia en estas fiestas a lo largo y ancho de la ciudad.

La programación empieza fuerte, el propio martes 4, con el Sanfroidance. La versión más moderna y electrónica de la semana grande de Lugo, que ya va por su décimo primera edición, da cita a grupos y DJs en la Plaza de la Soledad a partir de las 17h y hasta la madrugada. Los locales del barrio, fundador de esta iniciativa hasta que cedieron el bastión al Ayuntamiento, continúan amenizando la fiesta con sus barras en la calle.

La música sale a tu encuentro. Foto: San Froilán.
La música sale a tu encuentro. Foto: San Froilán.

Los conciertos más multitudinarios –Fuel Fandango, Loquillo, Carlos Núñez, Abraham Mateo, Bebe… se celebran en la Plaza Huerta del Seminario. Sin embargo, para empaparse bien del encanto de San Froilán y de sus gentes, no se debe olvidar pasearse por sus empedradas aceras y plazas para encontrarse con la música más tradicional. Los pasacalles amenizarán durante todas las fiestas y el domingo 9 –o Domingo das Mozas podrás cruzarte además con la Asociación de Gaiteiros Galegos, y con cualquier banda que estime oportuno hacer cantar La Rianxeira a los visitantes que están de aperitivo. También habrá 'foliadas' –música y baile tradicional gallego– y las míticas verbenas.

Para los más literatos, una nota. Lugo homenajeará a uno de sus ciudadanos más ilustres, el escritor y activista Manuel María. Nacido el 6 de octubre de 1929, es uno de los autores mas prolíficos e importantes de la literatura gallega, especialmente en poesía. Muchos de sus poemas han acabado en canciones y la banda A Quenlla dará un concierto homenaje con ellas el día de su cumpleaños en la Plaza de Santa María.

Carlos Núñez toca este año en San Froilán. Foto: Carlos Núñez.
Carlos Núñez toca este año en San Froilán. Foto: Carlos Núñez.

Mira de cerca una vaca gallega

Sabes que está buenísima, ya sea por haberla probado o por oídas, pero ¿la has visto en vivo y en directo paseando y expuesta en pleno centro de la ciudad? La feria de San Froilán nació en el siglo XVII, alrededor de la festividad religiosa del patrón de la ciudad, concebida como un inmenso mercado de animales, encajes o artesanía. La feria de ganado, que se celebraba al principio de las fiestas, era de las más conocidas en Galicia en la época. Lugo no se olvida de su tradición y celebra para conmemorarlo el Desfile de Ganado, que paseará a los animales por el centro de la ciudad el sábado 8 por la mañana.

El traje tradicional gallego sale a la calle. Foto: San Froilán.
El traje tradicional gallego sale a la calle. Foto: San Froilán.

Ponte guapo para O Domingo das Mozas

Si antiguamente las fiestas empezaban con la feria de ganado, era igual de afamado e importante el Domingo das Mozas (de las muchachas). Una vez que los mayores habían cerrado sus negocios en la feria, daban algo de manga ancha a los jóvenes del lugar y alrededores, que se engalanaban para lucirse en la fiesta y pescar, si caía, alguna futura alegría. Hoy en día, el Domingo das Mozas se celebra honrando el traje tradicional gallego ya sea sacándolo del armario y luciéndolo o admirándolo en las exposiciones y muestras. Este año, el día 9.

Busca a Pelúdez

Es, sin lugar a dudas, el personaje más popular y afamado de San Froilán, que vive toda clase de correrías y anécdotas única y exclusivamente en las fiestas. El periódico El Progreso de Lugo le sigue la pista tanto a él –un labriego 100 % gallego– como a su familia desde 1908, año que se fundó el diario, amenizando con sus divertidas crónicas toda la semana de San Froilán. Dado que va a ser complicado cruzárselo –si lo haces, háztelo mirar– no olvides revisar la contraportada del periódico para descubrir sus andanzas. Es un mítico de San Froilán.

Aprovecha para ver la muralla de Lugo. Foto: Shutterstock.
Aprovecha para ver la muralla de Lugo. Foto: Shutterstock.

Lleva un paraguas

Es verdad que cada vez menos –según el baremo gallego–, pero estás en Galicia y es otoño: aquí llueve. Por si entre tanto pulpo, baile y feriante se te olvida…

Siempre puedes perderte entre callejuelas. Foto: Shutterstock.
Siempre puedes perderte entre callejuelas. Foto: Shutterstock.

Te puede interesar...