Imprescindibles para tapear en el barrio

Cinco barras de Chueca para acodarse eternamente en ellas

En la Tasca Celso y Manolo puedes ver cómo te preparan las tapas
En la Tasca Celso y Manolo puedes ver cómo te preparan las tapas

Hágase la luz. Mostradores tras los que encuentras camareros de verdad, que sirven raciones genuinas y vinos, vermuts y cervezas auténticas. De estas barras de Chueca solo saldrás por el aliciente de empadronarte en la siguiente.

Si no lo eres todavía, lo serás, pues una vez los pruebes, volverse un incondicional de estas barras es fácil. Comida sin pretensiones, fresca y de calidad, caldos diferentes y una atmósfera de barrio en la que no te sentirás como un extraño, más bien te hará sentir como en casa. Para comer, cenar, o incluso tomarte el aperitivo a media mañana son estos cinco locales. Todos están, como no podía ser de otra manera, en el barrio de Chueca. 

Baco y Beto

Lo que sentimos por este local es amor incondicional por algo muy concreto: cuando quieres saber y sentir de verdad cómo es la gente de este barrio, tan solo hay que hacerse un hueco en la barra de esta pequeña taberna y dejarte llevar. Siempre hay alguien con quien compartir un vino.

Magret de pato macerado con tequila y salsa de soja. Foto: Facebook Baco y Beto.
Magret de pato macerado con tequila y salsa de soja. Foto: Facebook Baco y Beto.

Al frente de esta casa se encuentra un cubano, Beto, por lo que en su extensa carta te encuentras tapas maravillosas como sus patacones, las setas con alioli trufado, su porra antequerana con virutas de melva o la carrillera al vino tinto... Tiene unas cuantas mesitas al fondo del local para comer sentado pero es un poco ruidoso. ¡Nadie es perfecto! 

BACO Y BETO - Calle Pelayo, 24. Madrid. Tel. 915 22 84 41.

La Angelita

El local dispone de una extensa carta de vinos.
El local dispone de una extensa carta de vinos.

Este es el lugar de Chueca donde poder beber buenos vinos de verdad, pues tiene una caprichosa y sorprendente carta: más de 25 referencias para disfrutar por copas y más de 500 para pedir botella entera. Déjate aconsejar porque aquí saben de lo que hablan. El bar de vino está en la planta de arriba, donde ofrecen una carta de picoteo no muy interesante aunque correcta.

Así lucen las cebolletas a la llama con yemas e ibérico.
Así lucen las cebolletas a la llama con yemas e ibérico.

Si te quedas en la barra, acompaña el caldo con una tabla de embutidos o quesos. Y, cuando caiga la noche, sugiere que te enseñen el secreto mejor guardado de Chueca: su clandestina barra americana. Ya sabéis, la noche se perderá con la apuesta por la coctelería.

LA ANGELITA - Calle Reina, 4. Madrid. Tel. 915 21 66 78.

Tasca Celso y Manolo 

El último toque y todo antes tus ojos.
El último toque y todo antes tus ojos.

Nos gusta su puesta en escena, ver cómo el cocinero prepara ciertos platillos fríos a la vista, como las anchoas cántabras, y hasta la carta que explica qué se come aquí. Su gente guapa, buen servicio, ricos vinos y su ensalada de cogollos con salpicón, rabas o sus taquitos de chuletón no dejan indiferente a nadie.

Un camarero en la barra del local.
Un camarero en la barra del local.

TASCA CELSO Y MANOLO - Calle Libertad, 1. Madrid. Tel. 915 31 80 79.

Stop Madrid

¡Qué decir de un clásico! Es, para muchos, la parada favorita para tomar un vermú con una tapita de mojama y mejillones en escabeche con patatas fritas que sirven de tapa.

Este bar es uno de los clásicos del barrio.
Este bar es uno de los clásicos del barrio.

Abierto al público como tienda de ultramarinos en 1902 y como bar desde hace 25 años, sirve vermú conservero de grifó Miró, traído de Reus, con una rodajita de naranja.

Muchos acuden al Stop Madrid buscando sus clásicas tapas.
Muchos acuden al Stop Madrid buscando sus clásicas tapas.

Aquí los extranjeros se juntan con la gente del barrio y estos, con los amantes del aperitivo, que en Madrid ¡somos muchos! Solera y buen gusto.

STOP MADRID - Calle Hortaleza, 11. Madrid. Tel. 915 21 88 87.

Restaurante Bocaíto

Quedarse en la barra del local a desgustar sus tapas puede ser una buena opción.
Quedarse en la barra del local a desgustar sus tapas puede ser una buena opción.

Es un clásico. Tiene su parte de restaurante, pero a veces es mejor quedarse en su inmensa barra, tan tentadora y animada, donde se codea la gente del barrio. Aires del sur, una fritura de pescaíto más que aceptable y unas croquetas muy ricas. El picoteo varía con la temporada y el mercado. 

Su tosta de gambas es un imprescindible desde los años 60.
Su tosta de gambas es un imprescindible desde los años 60.

RESTAURANTE BOCAÍTO - Calle Libertad, 6. Madrid. Tel. 915 21 53 31.

Te puede interesar...