Crisis en bares y bodegas: las marcas españolas que puedes comprar

No temas al desabastecimiento, hay bebida nacional de sobra

Foto: Sofía Moro
Proponemos algunas de las etiquetas patrias de muchísima calidad. Foto: Sofía Moro

Tranquilos, que en España hay destilados suficientes para no temer a los problemas logísticos. Los que vienen a continuación son algunas de las etiquetas patrias de muchísima calidad. Obviamente no están todas las que son: en nuestro país hay 3.500 destilerías artesanales y el sector de las bebidas espirituosas mueve 7.585 millones de euros al año. Qué menos que apoyarlo con una botellita. O dos.

Ahora que nos prometíamos un futuro post-pandémico y de casi vieja normalidad, ahora que se levantan las restricciones en la hostelería, ahora que podíamos volver a pedir una copa en la barra y bailar con ella en la mano y desparramarla si se tercia, ahora, precisamente, va y se viene una distopía alcohólica.

Podemos tolerar la escasez de tierras raras, del silicio necesario para los chips o nos compraremos un ebook si falta papel para libros (ah, no, que funcionan con chips de silicio). Pero se nos han puesto los pelos como escarpias al leer en varios medios que peligra el suministro de destilados –whisky, ron, ginebra, vodka…–. Parece ser que se ha generado la tormenta perfecta. Pero tranquilos, hay solución.

# 1. Vodka Lactée

1. Vodka Lactée

Si no nos llega el vodka de Rusia y Polonia, nos iremos a Arce, una pedanía cántabra del municipio de Piélagos. Ahí, la destilería 'Siderit' elabora el vodka más curioso que yo haya probado. La materia prima que emplea no es grano ni patata, como suele ser habitual, sino leche de vacas cántabras que, de otra manera, se tiraría. La lactosa de la leche se aísla, se fermenta para obtener alcohol y, posteriormente, se destila en un alambique de columna hecho de cristal.

Vodka Lactée
Este vodka se elabora en una pedanía cántabra del municipio de Piélagos. Foto: Vodka Lactée

El resultado es un destilado transparente, con un paso por boca untuoso y un aroma que, sí, recuerda al de la leche, aunque mezclándolo con un mixer ese matiz desaparece. En 'Siderit', además, también elaboran un par de ginebras y un vermú –aunque de eso tenemos de sobra– y prometen hacer whisky.

# 2. Agot Single Malt Whisky

2. Agot Single Malt Whisky

Sin salir del norte, en Álava, nos encontramos con 'Basque Moonshiners', una destilería excepcional por la calidad de su producto y por su filosofía innovadora. Tienen otro vodka, su Bassmoon ha sido premiado un par de veces, y elaboran un especial destilado envejecido de patata, Pattar. Pero la joya de la corona es un whisky single malt hecho a partir de malta de grano alavés. Se destila en cobre y antes de llegar a la botella pasa tres años en barricas de roble americano, que contuvieron bourbon, y de roble francés (vino riojano).

Agot Single Malt Whisky
La joya de la corona es un whisky single malt hecho a partir de malta de grano alavés. Foto: Agot Single Malt Whisky

Es un whisky con algunas notas verdes, muy frescas, que se mezclan con las características de toffee, vainilla y caramelo.  Además, quedan algunas botellas de una edición muy limitada que pasó por madera en la que se había criado PX.

# 3. Ron Montero Reserva

3. Ron Montero Reserva

En la Costa Tropical granadina todavía se cultiva caña de azúcar, virtualmente desaparecida del resto de Europa. Pues bien, en Motril, la destilería 'Montero' extrae la melaza, la fermenta y la destila para producir el que probablemente sea el único ron trabajado íntegramente en la península. Tienen tres referencias: Plata, un ron transparente para coctelería; Pálido, su destilado más popular, y Reserva, perfecto para tomar solo, con hielo o, también, en coctelería.

Ron Montero Reserva
Un ron 'made in' Motril. Foto: Ron Montero Reserva
# 4. Fundador Supremo 18

4. Fundador Supremo 18

En Jerez, 'Bodegas Fundador' se marca un Brandy Gran Reserva de clase mundial. Fundador Supremo 18 es un destilado añejo, criado, por supuesto, en soleras y que pasa un tiempo en barricas centenarias de oloroso. Las comparaciones son odiosas, pero no tiene nada que envidiar a los grandes coñacs o armagnacs. 

Fundador Supremo 18
En Jerez, 'Bodegas Fundador' se marca un Brandy Gran Reserva de clase mundial. Foto: Fundador Supremo 18

# 5. Ginraw

5. Ginraw

Sin ser una London Dry, sus creadores la definen como gastronomic gin, tiene un aroma muy equilibrado, sin estridencias provenientes de algún botánico dominante, como suele ocurrir con algunas ginebras que terminan siendo de sabores. Concebida en Barcelona y elaborada en el Penedés, para su creación se reunieron un maestro perfumista, un coctelero, un sumiller y un cocinero. Tiene notas cítricas, muy frescas, y es como debería ser una ginebra seria: bien seca. Perfecta para combinar.

Ginraw
Concebida en Barcelona y elaborada en el Penedés, para su creación se reunieron un maestro perfumista, un coctelero, un sumiller y un cocinero. Foto: Ginraw