Acantilados del Flysch

Acantilados del Flysch

Información turística: 943143396

http://www.zumaia.es

En las tierras vascas de Guipúzcoa se libra una contienda natural de dimensiones mayúsculas. En plena costa, mar y piedra batallan por dominar un territorio de belleza extraordinaria. Para seguir esta impresionante rasa mareal, Zumaia propone una senda privilegiada que comienza junto a la ermita de San Telmo. Conocida popularmente como la ruta del Flysch, nombre que se le da a los acantilados en los que los estratos siguen varias secuencias, cuenta con un total de ocho kilómetros hasta finalizar en la playa de Deba. En ellos, la roca, que alterna capas duras -areniscas y calizas- con blandas, arcillas y margas, aguanta las embestidas del mar como el mayor de los colosos. La lucha es feroz y el sonido, brutal. El Cantábrico parece el gran púgil Foreman, mientras que la piedra presenta una resistencia similar a la de Mohamed Alí. Ninguno de los dos parece dispuesto a rendirse. Un choque, dos choques, tres choques, y es que ambos tienen todo el tiempo del mundo. En ocasiones, cuando la marea baja, se dan una tregua, para poco después volver a medirse. Llevan milesde años así y, por suerte, no parece que vayan a ceder. Ambos son demasiado orgullosos para hacerlo. Ojala sea así. No todos los días uno puede asistir a un espectáculo tan sobrecogedor.