Una guantería centenaria en un pasaje neoclásico

Valencia (València/Valencia)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

En plena plaza del Ayuntamiento y en un pasaje peatonal con un encanto insólito, Rosario Vidal Camps, la quinta generación, vende guantes. Solo guantes. Sus antepasados empezaron fabricándolos a 100 metros de donde se ubica ahora la tienda. El lugar en el que está es para detenerse, por su historia. Fue a finales del XIX cuando la condesa de Ripalda, que pertenecía a alta burguesía valenciana, quiso traer a Valencia el estilo arquitectónico de las ciudades italianas, así que encargó al arquitecto Joaquín Arnau este pasaje, que conserva su estilo neoclásico, sus dinteles y sus ménsulas, bajo las claraboyas que aún dan luz al pasadizo. Fue el primer pasaje comercial cubierto y albergó el hotel 'Ripalda', donde se instaló el primer ascensor de la ciudad.

Así que el público que visita la tienda de Rosario es un público también peculiar, que ataja por esta senda peatonal y se para a probarse guantes de piel, de lana, elásticos, de raso, de cuero, cortos, hasta los codos como los de Gilda o mitones. Vendieron guantes de tafilete y hoy los colores vistosos inundan el escaparate del siglo pasado. ¿Su seña de identidad? La relación calidad precio, y, otra vez, su atención individual. Conserva, también, la máquina para ensanchar los guantes, una bonita pieza de madera.

Contacto

Localización

Pasaje Ripalda, 7 Valencia