Algaida

Algaida

Información turística: 971125335

http://www.ajalgaida.net/municipi.ct.html

Existe un lugar en Mallorca desde el que tener toda la isla a nuestros pies. Un lugar que nos brinda la oportunidad de sumergirnos en sus bosques de pinos y encinas para respirar la brisa del mar. Nos estamos refiriendo a Algaida, un municipio declarado Área Natural de Especial Interés en el que, desde su parte más elevada (a 548 metros de altura), en el macizo de Puig de Randa, podemos obtener una imagen de postal con la Bahía de Palma, la Bahía de Alcúdia, la Serra de Llevant y Manacor al fondo. Y ya que subimos al Puig, al que se puede acceder desde la villa de Randa, a los pies del macizo, y seguir la carretera que conduce hasta la cumbre, se puede aprovechar para acercarse a visitar la ermita de Sant Honorat, el santuario de Nostra Senyora de Gràcia o el de Nostra Senyora de Cura.

Tras ascender esta montaña y deleitarnos con las espectaculares vistas, nos adentraremos en las profundidades de las cuevas de Son Reus, un lugar donde podremos descubrir el primer yacimiento prehistórico de las Islas Baleares. Pero, además de su patrimonio natural, Algaida también nos ofrece conocer las tradiciones de los habitantes de este municipio como el soplado de vidrio, la fabricación de zapatos o el curtido de pieles. La mejor forma de hacerlo es recorrer sus calles y, por supuesto, saciar el hambre en alguno de los restaurantes que han dado fama a la localidad (alguno pasa por ser de los mejores de Mallorca).
 

El Carnaval y su fiesta de El juicio de Camestortes es uno de los principales atractivos de este municipio. En ella, se recrea el escenario de un juicio en el que se condena a un muñeco por todos los males sucedidos durante el año. En esta representación la familia de Camestortes defiende a ultranza y de manera exagerada al muñeco pero irremediablemente es culpable de todos los cargos y lo condenan a su ejecución. Esta divertida representación satírica fue prohibida durante la dictadura franquista.