Alhama de Murcia

Alhama de Murcia

Información turística: 968633512

http://turismo.alhamademurcia.es/

Alhama de Murcia nace a los pies de un rocoso cerro gobernado por un castillo islámico visible desde cualquier punto del valle. Desde sus tres cuerpos ofrece, los días que el sol sale y calienta, una preciosa senda de tres kilómetros que permite disfrutar de grandes vistas de la Sierra Espuña y del pueblo y su Ayuntamiento, reconocible por el color rojizo de su fachada y situado muy cerca de otro emblemático monumento, la Casa Tercia.

El castillo nutre la belleza de Alhama junto a otros recintos como los Baños Romanos, que aún se mantienen casi intactos, y como la Plaza Vieja, del siglo XIX, que aporta un vibrante colorido a la ciudad gracias a los llamativos tonos de sus casas. Mientras el castillo islámico representa valores de fortaleza y rocosidad, la bella Iglesia de San Lázaro aporta toques de refinamiento arquitectónico barroco y neoclásico. El pueblo, a caballo entre la sierra y el asfalto, alberga en su interior preciosas zonas verdes que debemos visitar, como el Parque de la Cubana o el Jardín de los Patos.

Sin embargo, son los espacios protegidos del entorno de Alhama los que ponen aún más en valor esta bella ciudad, al asomarse a la Sierra de la Muela, al Parque Sierra Carrascoy o a los desérticos barrancos de Gebas. Un municipio para todos los gustos que no dejará indiferente a nadie, sobre todo en su Fiesta de los Mayos, a la que que miles de turistas acuden cada año para homenajear a la fertilidad de la tierra. Si vamos en Semana Santa, tendremos un regalo adicional, pues la espiritualidad murciana recorre las calles de la villa nada menos que con diez desfiles procesionales.

Alhama de Murcia es un extraordinario exponente de los denominados 'guisos de la abuela'. Gastronómicamente es tierra de potajes de acelgas y bacalao y de exquisitos guisos como la olla gitana, el cocido murciano y el arroz con conejo y caracoles.