Ancín/Antzin

El agua no tiene (casi) fin

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

El municipio que suman Ancín y Mendilibarri, de los que se conserva más arte que datos históricos, es también llamado ‘de las aguas’, porque abundan los manantiales y las Fuentes, como las de San Fausto, Serafín, Burbudeas y fuentecillas del Molino. De ahí el viejo dicho “Todo tiene fin, menos el vino en Viana, la paja en Sesma y el agua en Ancín”, que no siempre se ha cumplido.

El Ayuntamiento se emplazó en la antigua estación de tren, junto a la pequeña ermita de San Román, a la que hay que sumar dos iglesias en el haber religioso del municipio: la de San Fausto, de estilo gótico-renacentista (s. XVI), en Ancín, y la de San Andrés (s. XIII), en Mendilibarri.

Contacto

Localización