Borja

Borja

Información turística: 976852001

Web información turística

El camino castellano-aragonés empieza a pesar y los pies de los peregrinos piden una tregua a su llegada al pueblo zaragozano de Borja. El casco antiguo es la primera parada. Sus calles y edificios no pueden ocultar su pasado. Un pasado morisco y judío que ha dotado a esta localidad de una riqueza monumental considerable. Lentamente y con las mochilas al hombro, los caminantes admiran la espectacular y vistosa Puerta de Zaragoza. Amarilla, comunica con la plaza del Ayuntamiento. Allí, muchos aprovechan para mojar sus manos en la fuente que preside al edificio que alberga la Casa Consistorial. Enladrillado y con balcones forjados es un reflejo claro del arte renacentista.

El hambre aprieta y los visitantes sacian sus necesidades en las cercanías de la plaza del Mercado con las tradicionales tapas, acompañadas de un buen vino. Con el estómago lleno, y llevados por la inercia, dirigen su destino hasta el barrio del Cinto y se detienen junto al cerro, emplazamiento que antaño albergó la ciudadela. Es el momento de apreciar la gigantesca colegiata de Santa María, donde el mudéjar y el neoclasicismo se fusionan. De ahí a la impresionante ‘Casa de las Conchas’, un inmenso y hermoso palacio distinguido con la categoría de Bien de Interés Cultural.

Hay tanto que ver que el mapa no es necesario. Sorprendido, el grupo sigue su particular e improvisada ruta pasando por la Puerta Real de San Francisco hasta llegar al Convento de la Concepción; la representación barroca más bonita de toda la villa. El museo Baltasar es uno de los últimos lugares que ver antes de partir hacia el Ecce Homo. Un santuario situado a las afueras de Borja y famoso por la particular restauración de un fresco llevada a cabo por Cecilia, una de sus vecinas. Los minutos parecen segundos y la antigua iglesia de San Pedro Mártir de Verona es la idónea para despedirse y, de paso, pedirle a los Santos unos pies nuevos. Sin quererlo, apenas han descansado y aún queda un largo camino por recorrer.

Borja es conocido por la calidad de sus vinos, distinguidos como Denominación de Origen.

Planes Cercanos

Planes en Borja

Ver todos