{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Desojo

Los bandidos, a la picota

Compartir

Localizado a 30 kilómetros de Estella, el pequeño Desojo se ve de lejos por el campanario octogonal de su iglesia de Santa María, una construcción de estilo gótico renacentista en lo más alto del pueblo que luego fue reformada en el periodo barroco. En el interior, un altar rococó conserva una talla gótica de la Virgen con el Niño de mediados del siglo XIV.

A la entrada, Desojo recibe a sus visitantes con una picota medieval, en la que dicen que se exponía a los bandidos para apalearlos por sus hechos delictivos a la vista de los vecinos. En las cercanías del pueblo se encuentra la ermita de Villanueva.

Contacto