Fuentidueña

De Fuentidueña a Nueva York

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Los campos circundan Fuentidueña, una villa alzada sobre un bonito valle. Es imposible aburrirse paseando por su maravilloso patrimonio histórico, artístico y natural. Existen numerosos manantiales en este municipio, amurallado, noble y antiguo.

En la parte superior de la muralla medieval se encuentra una necrópolis excavada en roca. Hay más de 200 tumbas celtibéricas. El tiempo se congela en la localidad, de unos 150 vecinos. La iglesia de San Martín se encuentra sobre el río, arruinada. Fue un templo de estilo románico. Su ábside fue vendido en el año 1956 y trasladado al museo The Cloisters de Nueva York. Se reconstruyeron sus 3.300 piedras numeradas.

Justo en el lado opuesto está la iglesia parroquial de San Miguel, también románica, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1995. Tiene una curiosa puerta denominada ‘La puerta de los perdones’. Los capiteles de su nave tienen gran variedad temática.

Una de las visitas obligadas es su castillo, que fue declarado BIC y que alcanzó gran relevancia durante el reinado de Alfonso VIII. El palacio de los Condes, del siglo XV, también es una visita recomendable. La capilla de los Condes de Montijo, junto al palacio, es un bello edificio neoclásico reconvertido en posada real.

Las rutas al embalse de las Vencías y la del mirador de San Blas son muy agradables para caminar.

Reportajes recomendados Ver todos

Contacto

Localización