{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Isla Cristina

Una joya natural de Andalucía

Compartir

Cuentan las crónicas que mercaderes catalanes y levantinos frecuentaban esta zona en los primeros años del siglo XVIII en busca de sardinas y atún para elaborar salazones. Sin embargo, el enorme terromoto de Lisboa de 1755, que dio lugar a un maremoto, devastó las marismas de Isla Cristina y acabó con sus frágiles construcciones. Los comerciantes de salazones se pusieron manos a la obra y decidieron reconstruir la zona y establecerse en ella con carácter permanente. Así nació el embrión de lo que es hoy este enclave onubense. Su nombre oficial llegó en 1834, como agradecimiento a la reina María Cristina por la ayuda humanitaria prestada durante una epidemia de cólera. El primitivo y frágil asentamiento que fue ha derivado hoy en el puerto más importante de Andalucía, tanto por su flota como por las capturas diarias de pescado y marisco fresco. Para olvidarse del estrés, Isla Cristina es un lugar especial, una de las joyas naturales de Andalucía. Podemos encontrar en su entorno marismas, zonas verdes, paisajes protegidos y dunas y pinares con una rica flora y fauna (especialmente aves) que se ha mantenido sabiamente a base de un desarrollo racional y sostenible. En cuanto a su patrimonio cultural, destaca la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores y la Casa-Patio de San Francisco, junto a la que fue casa de Blas Infante, padre de la patria andaluza, que ejerció aquí como notario durante nueve años.

Contacto

Localización