La Herrera

Una isla en medio de un mar de cultivos

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

En La Herrera uno vive en su pequeña isla, rodeado de un liso y llano mar de cultivos. Los vientos de La Mancha azotan la cara y alisan los muros. Destaca, así, su Iglesia Parroquial del Pilar, con su fachada pulidísima y de estrechas ventanas, que ofrece reminiscencias lejanas de edificaciones de condición mudéjar. El templo conserva una cruz procesional que revoluciona los ánimos. Es una obra magna del artista toledano Pedro de San Román del primer tercio del siglo XVI. Es de diseño gótico. Ver la cruz hace que visitar la bien labrada La Herrera merezca la pena por sí misma. Como no podía ser de otra manera, su patrón es San Isidro, el protector de los agricultores del mundo.

Contacto

Localización