{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Legutio

La villa del agua y del barro

Compartir

Extensiones de hayedos y robles, salpicados de prados que sobrevuelan gran cantidad de aves, y el agua azul de los embalses de Urrúnaga y Albina enmarcan la bonita postal que muestra Legutio, el munipio más pequeño en extensión de la Comarca de Zuia, al norte de Álava. La villa del agua (gran parte de su superficie fue ocupada por las aguas en los años 50) y del barro (en el pasado los artesanos y los oficios manuales eran los que garantizaban el sustento a la población), son las señas de identidad de un municipio que está formado por los pueblos de Legutio (la capital), Elosu, Urbina, Goiain y Urrunaga . De su pasado alfarero queda tan solo una fábrica (ollería) que actualmente ubica el museo de Alfarería Vasca .

Una puerta gótica, el Arco del Cristo, nos da la bienvenida a Legutio. Es el único vestigio que queda de su pasado como villa medieval bajo el nombre de Villa Real (título otorgado en 1333 por el rey Alfonso XI). Pasamos por su arco hacia el casco antiguo, donde las aguas del pantano de Urrúgana se asoman por las calles de Legutio para contemplar hermosos caseríos de arquitectura rural vasca, y la antigua iglesia románica de San Blas, hoy casi totalmente reconstruida. Tras pasear por el casco urbano podemos acercarnos hasta el monte Albertia, a poco más de un kilómetro, y divisar desde su mirador el hermoso entorno natural de Legutio.

Contacto

Localización