Macharaviaya

Al son de la familia Gálvez

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Hoy es una pequeña población que no alcanza el medio millar de habitantes, pero entre los siglos XVIII y XIX Macharaviaya vivió un gran esplendor. Lo hizo gracias a la familia Gálvez, que puso en marcha un banco agrícola y la Real Fábrica de Naipes, que ostentaba el monopolio para su venta en América. Una época dorada en la que el municipio fue conocido como 'el pequeño Madrid' por su intensa vida y su dinámica economía.

La mayor parte de edificios de interés tienen que ver con esta etapa. Como el Templete de los Gálvez, del siglo XVIII, o la fuente con el busto de Bernardo de Gálvez. Un museo explica la relación histórica con el municipio de esta saga familiar, cuyo mausoleo se encuentra en la Iglesia de San Jacinto, edificada en el siglo XVI y reconstruida dos siglos más tarde. Calles adoquinadas y mucha vegetación junto a las viviendas completan Macharaviaya.

En Benaque, una pedanía a tres kilómetros, se ubica la Casa natal de Salvador Rueda. También una iglesia, la de Nuestra Señora de la Encarnación, de estilo mudéjar y erigida en el siglo XVI sobre una mezquita.

Contacto

Localización