{{title}}
{{buttonText}}

Puerto Real

Entornos natural y patrimonial embriagados por la brisa de la bahía

Compartir

Los vestigios arqueológicos, las huellas de fenicios y romanos, así como la importante presencia de tropas francesas en el siglo XIX en la villa gaditana de Puerto Real se traducen en un patrimonio cultural y arquitectónico latente en el urbanismo propio de la localidad.
El interesante casco antiguo del municipio entraña una disposición vial de casas barrocas y neoclásicas, con portadas encaladas que ahondan en la luminosidad de las calles, diseminando un patrimonio cultural de iglesias y teatro, de mercado y plazas. Así, la iglesia conventual de la Victoria o el templo de San Sebastián congregan una liturgia religiosa muy presente en la idiosincrasia del lugar. Este y otros templos expresan con santa devoción la adoración a sus vírgenes y cristos, como queda de manifiesto en la celebración de la Semana Santa puertorrealeña. Pasión y sufrimiento visten las calles en tiempos de Cuaresma.  
Al abrigo del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, se extienden el Parque de los Toruños y la isla del Trocadero que acogen especies avícolas, crustáceos y moluscos, salinas y marismas, diseñando la orografía de la población. Los pinos del parque de Las canteras se mudan en pulmón verde, mientras que las playas de Río de San Pedro y de la Cachuncha  inmersas en plena bahía conceden el espacio necesario a los bañistas. Por su parte, el astillero evoca un relevante pasado de desarrollo industrial y naviero, tal y como atestigua el museo marítimo El Dique.
La nota popular colorea el ambiente en la fiesta de las Cruces de Mayo, donde los patios de aires andaluces engalanan sus dominios con cruces cubiertas de flor. Tradiciones que se pueden completar degustando las conocidas tortillitas de camarones.

Contacto

Localización