{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Sant Antoni de Calonge

Dos inimitables lugares por el precio de uno

Compartir

Estamos en la Costa Brava, entre Playa de Aro y Palamós, en Girona. En ese espacio estratégico, al sur del Bajo Ampurdán, se encuentra Calonge o Sant Antoni de Calonge. Tanto monta. El municipio está revestido de un hermoso litoral con playas recónditas, paisajes montañosos y un amplio bufé libre de actividades culturales, de ocio y posibilidades náuticas. El turismo activo y marítimo, las gambas y la actividad vitivinícola son algunos de sus mayores atractivos, faros de luz que marcan a Calonge como destino de muchos viajeros.

Dos núcleos urbanos dividen su territorio: Sant Antoni, que ocupa la parte costera y en la que el bullicio vacacional de veraneantes es la nota predominante, y Calonge, una villa medieval en la porción interior del territorio. En ambos enclaves se reparte todo lo bueno que tiene por ofrecer este encantador lugar. En la costa, las playas de Belladona, Cap Roig o la de Can Cristus. En la zona antigua, el Castillo medieval, el Poblado Romano de Castell Barri, la Torre Valentina, la Iglesia de Sant Martí o la Calle del Càlcul, entre otros.

Contacto