Pasión y calor. Si se busca un lugar en el que lo humano sea lo más importante, este es el indicado. Los vecinos de la localidad siempre están dispuestos a acoger y a ofrecer al turista otro tipo de calor, el de la belleza natural de sus huertas de frutales entre las sierras de San Sebastián y San Cristóbal y el de sus calles típicamente albaceteñas de edificios muy rurales.

Pero hablábamos igualmente de pasión. Es la de la famosisísima Semana Santa de Tobarra. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, se caracteriza por sus tambores, que resuenan en el pueblo desde el Miércoles Santo hasta el Domingo de Resurrección. En total, 104 horas de una tamborrada excepcional cuyos extraordinarios instrumentos forman parte del Museo del Tambor local, el primero en su especie y que recoge más de 50 ejemplares de alrededor del globo. Además de su Semana Santa, Tobarra cuenta con el privilegio de poseer unos monumentos capaces de dejar con la boca abierta como la iglesia de la Asunción y la elevada ermita de la Encarnación y Cristo de la Antigua, ambas bienes de interés cultural. En otro cerro se encuentra la singular Torre del Reloj. El último tipo de ofrecimiento al turista a destacar en Tobarra es el de sus zonas naturales protegidas entre las que destaca, a las afueras de la población, la fragante laguna de Alboraj.

Contacto

Localización