'El Passatge dels Gats' y 'La Fábrica de Huellas' (Valencia)

Cuando las mascotas también tienen 'zona de bares'

el passatge del gats la fabrica de huellas valencia
Aparte de un 'take away responsable', 'La Fabrica de las Huellas' ofrece meriendas con compañía especial.

Lugares donde beber una cerveza local mientras tu mascota da buena cuenta de una galleta de Amor Perruno; donde recibir consejo personalizado de una cuidadora canina durante un "café experto" mientras otros humanos conocen a la que puede ser su futura mascota. Los cafés de mascotas, además de maravillosos lugares de esparcimiento y ocio donde tomar algo, también procuran educar y crear conciencia sobre los problemas que padecen los animales, como el abandono y el maltrato. Así ocurre en estos dos cafés de Valencia: 'El Passatge dels Gats' y 'La Fábrica de Huellas'.

En Japón, donde las mascotas están prohibidas en los edificios y conjuntos residenciales, los neko-cafés o cafés de gatos, algunos muy especializados en razas o en colores, se pusieron de moda en el año 2004 para paliar la soledad urbana y por sus innegables beneficios terapéuticos. Algo más tarde, pero también con éxito, ha llegado esta corriente a Valencia, donde una calle alberga ya dos de estos cafés para mascotas. 'El Passatge dels Gats' y 'La Fábrica de Huellas' se encuentran muy cerca de otro popular templo de gatos, el Jardín Botánico, y de los interminables Jardines del Turia, que atraviesan la capital ocupando el espacio del antiguo lecho del río. Un sitio idóneo para que los animales no se estresen con el tráfico.

Merienda vegana en 'El Passatge', eso sí, todo con tapa para que los gatos no se pasen de golosos.

1. 'El Passatge dels Gats'

Hace tres años David Montesinos creó el primer café de gatos de la ciudad, motivado por el hecho de rescatar una gata y buscarle un hogar por las redes sociales. Así nació 'El Passatge dels Gats', un lugar donde los clientes meriendan y conocen a los aproximadamente 18 gatos rescatados de la calle para que puedan tener una oportunidad de ser adoptados tras facilitarles cariño, vacunación, esterilización y desparasitado. El café tiene estrictas reglas para asegurar la salud y el bienestar de animales y clientes, asegurándose de que los gatos no sean molestados en exceso. "El mayor error es creer que los gatos son como perros y que están supeditados a las personas, cuando en realidad tienen una personalidad muy fuerte", explica Montesinos.

David Montesinos empezó en esto por pura casualidad: encontrando una gatita en la calle.

A este acogedor pasaje se accede directamente tras pasar una doble puerta que evita –siempre hay niños y despistes– el riesgo de fugas. Está lleno de agradables cojines, estanterías, juguetes, bancos, escondites, y, a través de un escaparate llamativo con una estructura de plataformas, los gatos pueden ser vistos y ellos pueden distraerse mirando a la gente. No se les puede alimentar, pero para los clientes hay en el establecimiento, una gran variedad de bebidas sin alcohol: refrescos, té, café, infusiones... Además, dulces, snacks salados y deliciosas tartas, hasta coca de llanda. Vinculados con la Asociación ADAANA (Asociación en Defensa y Ayuda de los Animales Abandonados), todo lo que se vende o se sirve es solidario, y con los beneficios obtenidos se pagan veterinarios, manutención y cuidados para los felinos. Es decir, solo con tomar un café aquí ayudas al bienestar de los peludos.

Los felinos de 'El Passatge' están muy acostumbrados a tratar con humanos.

Para compartir un tiempo de entre 60 y 90 minutos con los gatos, hay que hacer una reserva en su página, después de leer las normas del local. En este café, al que se pueden hacer donaciones de diversos tipos, se realizan charlas impartidas por cuidadores, psicólogos, veterinarios o comunicadores cuyos contenidos se pueden proponer a los organizadores.

El Passatge dels gats - Valencia
Algunos son, incluso, expertos en posar.

La oferta de productos miau es muy extensa e ideal para regalar a un apasionado o apasionada de los felinos: recuerdos del local, llaveros, collares o pulseras con figuras gatunas, calcetines con imágenes de gatos, cuentos, carteras, neceseres, postales, camisetas, bolsos, peluches, carpetas, libretas, cajas, marcapáginas, pósters, diademas con orejitas…

En 'El Passatge' buscan que los visitantes se enamoren más del carácter que del físico del gato, y ayudan a comprender el lenguaje gatuno. También resuelven en su blog cuestiones que se plantean para el cuidado de un gato, como su correcta alimentación o higiene. Orgullosos de su labor para el bienestar animal, en una de las paredes cuelgan las fotografías con los nombres de todos los gatos, más de 70, a los que ya han encontrado una familia.

'EL PASSATGE DEL GATS' - Turia, 28. Valencia. Tel. 689 49 64 73. Horarios: Miércoles a domingo, de 16.00 a 21.00. Precio entrada plata, oro o platino (que incluye bebida o snack): Entre 5 y 8,50 euros. 
En la tienda se pueden encontrar infinidad de objetos diferentes, pero todos relacionados con el mundo gatuno.
En la tienda se pueden encontrar infinidad de objetos diferentes, pero todos relacionados con el mundo gatuno.

2. 'La Fábrica de Huellas'

Héctor es el encargado de 'La Fábrica de Huellas' desde julio de 2018. Para acceder no hace falta reservar ni pagar entrada, solo tomar algo en la mesa tras cogerlo del take away responsable. Su Casa de los Gatos, donde vive una colonia temporal de 13 felinos en adopción, está situada tras una doble puerta después de los acogedores asientos y mesas del espacio dog friendly. Así que se puede venir con perros a este espacio y tomar alguna delicia con ellos, o visitar a los felinos, como prefiera el visitante.

Uno de los objetivos de 'La Fábrica de las Huellas' es impulsar la adopción de animales sin hogar.

Nos atiende muy amablemente Nazaret Hernández, profesora en Terapia Ocupacional que, con otras cinco mujeres, creó la Fundación Acavall de terapia, ocupación y ocio de personas con ayuda de animales. Años después modificaron los estatutos para devolver a los animales el bien que hacen a los humanos, favoreciendo su adopción, ofreciendo a los dueños la posibilidad de un "café experto" con una cuidadora canina… En resumen, dando y recibiendo cariño, afecto y cuidados desinteresados.

Los gatos rodean con confianza a Héctor y Nazaret.

En 'La Fábrica de Huellas' se dedican a ayudar a la educación canina y humana. Reciben peticiones de temas y ellos buscan al experto que conozca soluciones para el entendimiento humano-animal. Además, realizan un sinfín de iniciativas que van desde el yoga al taller de piano con gatos. Cada semana proponen actividades educativas y de interacción respetuosas con animales, tanto para humanos adultos como para niños.

La pastelería 'Miguitas' es el proveedor de las galletas de Amor Perruno que se sirven en 'La Fábrica'.

Además de algunos perros con su amo, allí está Maya, una perra que ha pasado toda su vida atada y tiene dificultad para adaptarse a una vida normal sin ladridos ni temores. En ese espacio la intención es que se acostumbre a la presencia de personas y de otros canes, con infinita paciencia y amor. Ella no tiene una sola familia sino una tribu de amigos y profesionales, que la ayudan y la comprenden.

En la Casa de los Gatos se pueden encontrar infinidad de lugares gatificados, con rascadores, cunas pegadas al cristal desde donde pueden descansar y vigilar, pasadizos, juguetes, y publicidad con recomendaciones de expertos etólogos. Tienen un hermoso espacio para realizar las actividades con ellos llamado la sala infinita. Y también un piano y mesas para escribir, dibujar o tomar algo entre los bigotudos.

Yoga y piano con gatos son algunos de los talleres que se ofertan.

La oferta del take away responsable es grande y su consumo completamente solidario. Para los perretes y los gatetes: helados perrunos y gatunos con leche de cabra y miel de romero, totalmente naturales y sin alérgenos. Las galletas Amor Perruno, de múltiples sabores naturales, salados, dulces y gourmets, decoradas y con formas divertidas de hueso o de huella, son realizadas por la repostería canina 'Miguitas'

La Casa de los Gatos es el paraíso de todo felino con ganas de jugar.

Para los clientes se ofrecen todo tipo de bebidas como smoothies, frappés, cervezas y refrescos locales, o infusiones empaquetadas desde un centro ocupacional por personas con discapacidad para regalar autoestima. También agua solidaria Auara, para ayudar a que los países en vías de desarrollo accedan al agua potable; café ecológico de comercio justo, y leche de granjas con certificado de bienestar animal.

Mientras encuentran una casa, hacen grandes amigos de su misma especie.

Más allá de las bebidas, para comer se cuenta con productos orgánicos. En salado: tostadas de cinco cereales o centeno, empanadas argentinas de verduras o empanadillas de espinacas. "Para la gente más dulce": cookies, cruasanes, abanicos de queso y limón, tartas caseras y donuts de manzana, azúcar o cacao. Todo pretende tener un impacto social positivo, con certificado B-Corp para el comercio justo de las empresas, y está encaminado a intentar cambiar el mundo: todos sus desechables son 100 % biodegradables. Y en las estanterías de la tienda "humana, peluda y solidaria" se pueden encontrar juguetes, recompensas, malta para gatos, neutralizadores de olores, hormonas tranquilizadoras, bolsas para recoger excrementos, gorras, camisetas.

'LA FÁBRICA DE HUELLAS' - Turia, 60. Valencia. Tel. 693 78 33 07. Horarios: De martes a viernes, de 09.00 a 14.00 y de 17.00 a 22.00. Sábados y domingos apertura a las 11.00. Lunes cerrado. 
En el punto 'dog friendly' se puede merendar junto a tu propio perro.

Ambos locales son un paraíso –tienen un delicioso aire acondicionado– en una ciudad donde normalmente reina el bullicio y los ruidos, tanto para personas y animales que disfrutan con la paz y la calma. Altamente recomendables, junto con niños, adultos o en soledad con tus ideas, para pasar unas horas muy agradables con seres muy cercanos disfrutando de unos productos naturales suculentos.

Más en Valencia