En ruta con Alfonso Sánchez

"En 'El Estanco', en Tomares, te ponen un desayuno andaluz de quitarte el hipo"

Alberto López y Alfonso Sánchez, en una de las escenas de su película 'El Mundo es suyo'. Foto: D.R.
Alberto López y Alfonso Sánchez, en una de las escenas de su película 'El Mundo es suyo'. Foto: D.R.

El actor y director sevillano Alfonso Sánchez y su compadre Alberto López estrenan este viernes su segunda película, 'El mundo es suyo', y se declaran tan sibaritas como sus personajes, que si algo saben es vivir bien.

La cigala de tronco, el plato de jamón ibérico y el gintonic premium. Los náuticos, el polo de Lacoste y el jersey anudado al cuello. Si lo aúnas todo el resultado sea el “enterismo”, concepto creado por los sevillanos Alfonso Sánchez y Alberto López junto a unos personajes, Rafi y Fali, que ya forman parte de la cultura popular española. ¿Quién mejor para elaborar un recorrido por los locales imprescindibles de Sevilla? Eso es así...

La pareja artística que empezó a darse a conocer hace una década con unos cortos subidos a YouTube (la tronchante y viral trilogía sevillana) y llegó al gran público gracias a Ocho apellidos vascos y la serie Allí abajo, tiene nueva película, El mundo es suyo. Tras las aventuras del culebra y el cabesa, los canis de El mundo es nuestro, los señoritos andaluces protagonizan una comedia llamada a ser el gran éxito español del verano. El caso es no parar, ya sea de gira teatral, rodando o preparando nuevos proyectos. Para ellos, una oportunidad única para disfrutar de la gastronomía y los lugares que visitan, de los que nos dejan unas cuantas referencias imprescindibles.

La pareja de actores durante el Festival de Málaga. A la derecha, "Compadres & Bloody Maries". Foto: Instagram
La pareja de actores durante el Festival de Málaga. A la derecha, "Compadres & Bloody Maries". Foto: Instagram

¿Compartís con Rafi y Fali ese lado sibarita que tienen con la comida y la bebida?

Sin lugar a dudas. Es el gran nexo de unión con los compadres, somos grandes vividores. Tanto a Alberto como a mí nos gusta comer bien y disfrutar de los pequeños y grandes placeres de la vida. No tienen porqué ser siempre unas cigalas de tronco, puede ser un cocido montañés o unos calçots en Girona. Sobre todo nos gusta el buen producto, lo casero y lo auténtico. En nuestro arte trabajamos desde la verdad, nuestra aproximación al oficio es artesanal, porque si no, la cosa no funciona. Y eso lo aplicamos también a lo que nos gusta, al comer y al beber, al cuidado por el detalle, lo no prefabricado, lo tradicional frente a los experimentos gastronómicos.

¿Qué restaurantes no podrían faltar en una 'guía enterista'?

Cuando viajas tanto como nosotros necesitas lugares de referencia en los que sentirte a gusto, sitios recurrentes a los que volver. Si vamos a Pamplona solemos comer en 'El Alhambra', que es una maravilla. En Madrid nos gusta sentirnos como en casa en el restaurante de 'Floren Domezain', que además de buen cocinero es un gran anfitrión. Si estamos en Málaga siempre nos acercamos a 'Miguelito El Cariñoso', a comernos unos espetitos y unas conchas finas. Cuando vamos a Punta Umbría, en Huelva, nos tomamos algo en 'El Tiburón' y en El Palmar vamos al 'Francisco'. En Barcelona nos gusta mucho el 'Tokyo Sushi', el japonés más antiguo de la ciudad. Ahí sigue haciendo sushi el viejo maestro que llegó hace 40 años a España, y es como comer algo cocinado por una abuela japonesa, está espectacular.

A la izquierda, en Palos de la Frontera. A la derecha, "camino de Santander, Burgos, espectacular como siempre...", dice el actor. Foto: Instagram
A la izquierda, en Palos de la Frontera. A la derecha, "camino de Santander, Burgos, espectacular como siempre...", dice el actor. Foto: Instagram

¿Proponernos una ruta de bares por Sevilla?

Empezaría en Tomares, en un bar que se llama 'El Estanco', donde ponen un desayuno andaluz de quitarte el hipo: tostadas de manteca colorá y aceite de oliva. De ahí me iría a tomarme un vermú y unos chicharrones a 'La Pañoleta', para ir enfoscando el estómago. Para abrir el apetito, unas coquinas y un montadito de gambas con alioli en el bar 'Casa Eme', en la puerta Osario; y ya de ahí me iría a comer por el centro. Allí tienes todos los sitios míticos de Sevilla y lugares muy especiales, como el restaurante 'Eslava', que estuvimos hace poco y comimos de maravilla. Conviene reservar con tiempo porque se llena sí o sí.

Después me tomaría un gin tonic en alguna de las terracitas que hay en la margen del río, ya sea en Triana o en Sevilla, o en la azotea con vistas a la catedral de algún hotel del centro, como el 'Hotel Los Seises'. Y ya de ahí, si todavía el cuerpo aguanta, me comería unos caracoles en la plaza del Pumarejo, en plena Alameda de Hércules. A partir de ese momento, carta blanca para lo que pueda ocurrir en cualquiera de sus antros de perdición. Esa ruta alguna vez la he hecho, lo que pasa es que se suele juntar con la del día siguiente.

Con el dueño del 'Bar Eme', en Sevilla. A la derecha, tapeando en una taberna de la ciudad. Fotos: Instagram.
Con el dueño del 'Bar Eme', en Sevilla. A la derecha, tapeando en una taberna de la ciudad. Fotos: Instagram.

Con las giras teatrales de 'Patente de corso' y 'Compadres para siempre' habéis estado en ciudades de toda España. ¿Qué sitios os han sorprendido más?

Para nosotros es fundamental disfrutar de los lugares a los que vamos. No concebimos la gira sin dar un paseo por cada ciudad. Siempre preguntamos a la gente por redes sociales para que nos recomienden los sitios donde mejor se come. Meterte en la Catedral de León, dar un paseo por el casco antiguo de Cáceres, ir andando desde tu casita en el Eixample barcelonés hasta el Teatro Capitol en La Rambla… Son cosas maravillosas que puedes hacer estando de gira o de rodaje.

Por ejemplo, así conocimos Zarautz y Zumaia, cuando estuvimos rodando Ocho apellidos vascos. Fue algo inolvidable. Aquella película, por el equipo y el ambiente que se vivió, parecía más un campamento de verano que un rodaje. Nuestro objetivo es trabajar para disfrutar. Porque si nosotros nos lo pasamos bien, eso el público lo percibe y te lo devuelve con creces. Es increíble cómo nos recibe la gente en todas partes.

Entre San Sebastián y Santurtzi. Fotos: Instagram
Entre San Sebastián y Santurtzi. Fotos: Instagram

¿Qué requisitos imprescindibles le pides a un hotel?

En los hoteles me preocupa que el trato sea bueno. Me gusta sentirme cuidado, aunque los sitios en que están demasiado encima de ti me incomodan un poco. Hay profesionales que saben mantener la distancia pero están siempre pendientes de lo que puedas necesitar. Por decirte uno en el que nos sentimos como en un segundo hogar, el 'AC Málaga Palacio' consigue esa difícil sensación de estar en casa. Quizá porque llevamos muchos años yendo allí o por lo que significa dentro del Festival de Cine de Málaga, el caso es que nos encanta. Luego hay joyitas como la 'Hospedería El Convento', en Miranda de Ebro. Es un sitio mágico por las sensaciones que transmite. También hay lugares estupendos para ir en familia, como el resort 'Lopesan Costa Meloneras', en Gran Canaria, que es una maravilla para disfrutar con los niños. Es tan enorme que no tienes esa sensación de mogollón de las vacaciones, es relativamente barato y se come muy bien.

Alfonso en su papel de Rafi. Foto: Instagram
Alfonso en su papel de Rafi. Foto: Instagram

¿Cómo han sido estos diez años desde que disteis vuestros primeros pasos con la trilogía sevillana?

Una locura, ha habido de todo. A partir de cierto momento entramos en el mainstream. En el fondo seguimos siendo artistas underground, pero luego estamos en las películas y series de más éxito de España. A veces lo hablo con Alberto: "menos mal que nos autogestionamos y nos damos trabajo a nosotros mismos, si hubiéramos esperado a que nos llamaran nos habríamos muerto de hambre". Vivimos un éxito muy particular. Por un lado es un gusto habérnoslo labrado nosotros mismos y por otro una condena. Todo ha sido a base de pico y pala y por fin hemos conseguido contar con la colaboración de grandes productoras, que han querido participar en una comedia comercial, pero de autor, como El mundo es suyo.

A la izquierda, de tapeo con amigos. A la derecha, el actor disfrutando con Alberto de Benalmádena. Foto: Instagram
A la izquierda, de tapeo con amigos. A la derecha, el actor disfrutando con Alberto de Benalmádena. Foto: Instagram

Tras tantas peripecias con tu compadre, ¿cómo definirías vuestra relación creativa?

Somos familia. Han sido diez años muy duros, no solo en lo profesional, sino también en el ámbito personal. Hemos pasado por situaciones terriblemente difíciles y han pasado cosas maravillosas, como la llegada de nuestros hijos. Eso une, además del respeto y la admiración mutua que nos tenemos. Y a pesar de todo somos una pareja artística abierta, trabajamos juntos en gran parte porque nadie nos ofrece las cosas que nos gustan. Estamos encantados cuando al otro lo llama alguien para currar. Alberto ha hecho películas con 'Kike Maíllo' y 'Belén Macías', y yo he participado en Las aventuras del capitán Alatriste o como villano de Grupo 7. Ahí disfrutamos del éxito de cada uno, ojalá nos llamen más y tengamos más oportunidades, juntos o por separado.

Hotel
4 Estrellas

Lopesan Costa Meloneras Resort, Corallium Spa & Casino

Mar Mediterráneo, 1 , San Bartolomé de Tirajana (Palmas, Las)
Localidad

Zumaia

Localidad

Punta Umbría

Restaurante

Tokyo Sushi Gracia

C/ Riera de Sant Miquel, 19 , Barcelona (Barcelona)
Restaurante
Recomendado

Floren Domezáin

Calle Castelló, 9 28001 Madrid , Madrid (Madrid)
Hotel
4 Estrellas

Fontecruz Sevilla Seises

Segovias, 6 , Sevilla (Sevilla)
Restaurante
Recomendado Guía Repsol

Casa EME

Calle Puerto Osario, 5. Sevilla , Sevilla (Sevilla)
Localidad

Zarautz

Te puede interesar...