Si hace unos años supimos que una ardilla podría cruzar España saltando de árbol en árbol, nosotros nos proponemos bordearla surfeando.  Más de la mitad de nuestras Comunidades Autónomas disfrutan de costa. Dos mares, un océano y casi 8.000 kilómetros de litoral  para ir de ola en ola. Y que el frío no nos pare. En estas playas se surfean prácticamente todos los meses. Hay spots (así es como se denominan a los lugares donde las condiciones son adecuadas para este deporte) para expertos surferos que no envidiarán las playas hawaianas, para quienes quieran iniciarse e incluso para los menos atrevidos que prefieren disfrutar de campeonatos internacionales que se celebran en nuestro país sin necesidad de mojarse.

Te puede interesar...