Pulseras comestibles en el Festival PortAmérica 2019

Guía Repsol y Pepe Solla crean la primera pulsera de festival comestible para PortAmérica

Guía Repsol patrocina PortAmérica, el festival que mezcla música y gastronomía, y para su edición de este año ha creado una pulsera muy especial. La primera pulsera de festival que te puedes comer, elaborada por los artesanos pasteleros de 'Cientotreinta grados' según una receta de Pepe Solla, con esencias de albariño y los sabores de Caldas de Reis, el maravilloso enclave de Pontevedra en el que se celebra PortAmérica.

"La idea surgió de forma natural hablando con el equipo de Guía Repsol de dar con algo que identificara el festival con la gastronomía. Podía parecer descabellado, pero una pulsera comestible resultaba en realidad lo más lógico. Como estamos en Rías Baixas y Caldas es una subzona, el albariño encajaba perfecto", explica el cocinero Pepe Solla (3 Soles Guía Repsol), responsable de la parte gastro del festival, en el que 30 chefs de alta cocina elaboran tapas de autor en una enorme cocina en medio de la carballeira del pueblo. 

Un pulsera de albariño, símbolo de unión entre música y gastronomía.

La pulsera se repartirá a los primeros festivaleros que cada uno de los tres días se acerquen al Showrocking Guía Repsol para pedir los pinchos de alta cocina de Maca de Castro, Andoni Luis Aduriz, Yolanda León o Diego Guerrero, entre otros, y hasta que se agoten las existencias. Los afortunados tendrán que decidir si se la comen a mordiscos después de ponérsela en la muñeca o resisten la tentación y la guardan junto a su colección de pulseras de festival. 

El chef Pepe Solla es el responsable de la parte gastro del festival

"Cuando uno piensa en un festival, automáticamente el recuerdo es la pulsera. Y como PortAmérica tiene un cartel gastro al mismo nivel que el musical, nos parecía que un vínculo que expresaba muy bien esa unión, era una pulsera que se puede comer", explica la directora de Guía Repsol, María Ritter. 

Alberto elabora las pulseras en el horno de 'Cientotreinta grados', en el Mercado de Vallehermoso.

En el obrador de 'Cientotreinta grados' (Madrid), Alberto Miragoli y Kate J. Good han materializado la pulsera, después de probar diversas opciones. "Una botella de albariño da para elaborar ocho pulseras, a la que hemos añadimos azúcar, pectina, zumo de limón y glucosa", tal y como explica Miragoli. 

María Ritter, directora de Guía Repsol, durante el proceso de elaboración de las pulseras.

Más en...