ruta hemingway país vasco

Ruta de Hemingway por el País Vasco

De Donosti a Bilbao tras los pasos de Hemingway

Fotografía: Marga Estebaranz

Actualizado: 04/01/2022

La elegancia de Donosti y la tranquilidad de la bahía de Txingudi, el espectacular paraje de Zumaia, los valiosos museos de Gernika y Eibar, y el ambiente de Bilbao. Hay muchas maneras agradables de conocer Euskadi, pero recorriendo los puntos clave en la vida de Ernest Hemingay quizá sea una de las propuestas más interesantes. 

Compartir

El 'Hotel María Cristina', donde Hemingway se alojó varias veces durante los años 50; la playa de La Concha, descrita en su célebre novela Fiesta; o el boulevard, donde solía pasar el rato "leyendo y viendo pasar a la gente". Las citas sobre San Sebastián abundan en la obra del escritor, y tampoco faltan sobre las localidades vecinas de Hondarribia y Pasajes de San Juan. Precisamente a la la bahía de Txingudi se retiró Hemingway a terminar varias de sus obras, por ejemplo, Adiós a las armas

ruta hemingway euskadi 1
La inconfundible estampa de Donosti desde el Monte Igueldo.

A Zumaia, con su cinematográfica iglesia de San Telmo y sus impresionantes flyschs, llegó el escritor junto al pintor Ignacio Zuloaga, con el que compartía su afición a los toros. Kanala fue otro de los lugares que resultaron importantes para él, de allí era párroco Andrés Untzain, a quien consideraba su "mánager espiritual", y quien esté interesado en el escritor no puede dejar de pasar por la exposición Hemingway & Euskal Herria, en Gernika-Lumo. Fotos, documentos y objetos esbozan su carismática figura. Siguiendo las huellas del autor pasamos por el cementerio de Mundaka y acabamos en Bermeo, por donde pasó con su secretaria Valerie Danby-Schmit, en el Lancia del piloto Cassamassima. 

exposicion hemingway
Una exposición para perderse una mañana entera.

Merece la pena visitar el Museo de la Industria Armera en Eibar, donde Hemingway acudió en más de una ocasión para adquirir de escopetas de caza. Ya en Bilbao, tres son las paradas impresindibles: el 'Hotel Carlton' -donde el escritor tiene una fotografía con Laurent Bacall y otros amigos-, la plaza de Toros de Vistalegre -fuente de inspiración de El verano peligroso-, y el Museo Marítimo Ría de Bilbao, donde se recoge la relación de Hemingway con el sur en la costa vasca. El Frontón Bizkaia y el Museo de Bellas Artes de Bilbao redondean la experiencia. 

hotel carlton bilbao
Un café en el 'Hotel Carlton', experiencia de otro tiempo.

Un desayuno en el 'María Cristina', compras en el mercado de 'La Bretxa', unos pintxos en la Parte Vieja y comer en el 'Bokado' (1 Sol Guía Repsol) frente a La Concha podría ser una buena ruta gastronómica -de entre las innumerables opciones en Donosti- para el primer día de nuestro viaje. Para reponer fuertas y disfrutar durante la segunda jornada: el 'Asador Bedua' (Recomendado por Guía Repsol) en Zumaia y 'Baserri Maitea' (1 Sol Guía Repsol) en Atxondo, cerca de Gernika. Y para poner un broche perfecto también para el paladar, se sabe que Hemingway comió en la casa de comidas 'Luciano', en Bilbao y que la heladería 'Nossi-Bé' estaba dentro de los circuitos que frecuentaba el escritor, ¿que más se puede pedir? 

Rape negro Bokado
El escritor era un gran amante de la gastronomía vasca y devoraría este rape negro en 'Bokado'.

Te puede interesar