Pilar Portero

Nada como un plato bien rico para alegrarme la vida. Y si además, el plan incluye escapar a un lugar apartado, doblemente feliz. Con una larga lista de preguntas por equipaje.