Diez tapas para ver una película

Picoteo de cine

La cuenta atrás para la entrega de los Premios Goya ya ha comenzado (no solo en los medios de comunicación, sino en las quinielas y en la propia web). ¿Vamos a repetir las trilladas palomitas con refresco, el habitué de las sesiones en el cine? Si la cita es en casa, estamos a tiempo de organizar un menú sencillo, nada complicado y muy sabroso. La clave está en la industria alimentaria patria, en la creatividad y en nuestra Guía de alimentos y bebidas. ¡Vistámonos de largo, que los Goya cumplen 30 años!

Picoteo de cine

Torta del Casar.

Un clásico

Los nachos con queso que nunca fallan. Para hacer nuestra versión patria y en modo gourmet, elegiremos un queso de oveja de pasta blanda o semiblanda (Torta del Casar), lo introducimos unos minutos al horno a fuego suave y usaremos palitos de verduras o incluso nachos para untar directamente desde la torta.

Gildas.

Mini-brochetas de guindilla y anchoa

Gildas, como se llaman en el País Vasco. Tan sencillo como ensartar, en un palillo, una guindilla, una anchoa y de nuevo otra guindilla o aceitunas, un trozo de pimiento…aquí la creatividad es bienvenida a la hora de elaborar nuestra Gilda particular. Mini bocados perfectos para acompañar cualquier película.

Jamón de Guijuelos.

Ibéricos

Porque si vamos a hacer un picoteo típico, no puede faltar una tabla de embutidos de la tierra. Jamón, lomo, chorizo con un buen pan e incluso alguna sobrasada mallorquina para aportar un toque mediterráneo. Para el pan, no puede faltarnos aceite de oliva suave. Y si ya además lo tostamos un poco, nos llevaremos el Goya al mejor organizador de cineforums caseros.

Queso de cabra.

Tosta de queso de cabra

Si nos apetece tomar algo caliente, podemos apostar por una receta fácil y sencilla con queso de cabra. Solo tenemos que cortar rodajas de un rulo de queso y dorarlas en la sartén con dos gotitas de aceite. Por otro lado, cortamos pequeñas rebanadas de pan y ponemos sobre ellas mermelada (la de fresa o higo es la más recomendable). Cuando ambas caras del queso tienen aspecto de estar crujientes, se pone sobre el pan y a disfrutar.  

Mejillones y patatas chips.

Mejillones y patatas

Los hemos probado (varias veces, muchas veces) y no fallan. Al momento de servir, pongamos un mejillón en escabeche sobre una buena patata chip (consistente, crujiente y frita en aceite de oliva). Como seguro nos sobrarán patatas, compartamos lo que quede en la bolsa en el irremplazable cuenco.

Bocadillo de pimiento y ventresca.

Mini bocadillos de pimiento y ventresca

Un dúo sin duda que se puede llevar muchos premios. La ventresca es la parte más jugosa y sabrosa del bonito. El contraste que le aporta los pimientos del piquillo es sin duda todo un acierto. Una forma cómoda de presentarlo es poniendo ambos ingredientes dentro de un pequeño plan blanco poco cocido para que se empape bien con los jugos de ambos alimentos. 

Al igual que las fabricadas de manera industrial, las cervezas artesanales pueden ser de diferentes variedades.

Cerveza

Las primeras son las compañeras ineludibles de los aperitivos, ahumados, escabeches e ibéricos. Pero hay cuatro cosas que no podemos pasar por alto: la cerveza lleva espuma (mejor si es de unos 2 centímetros de espesor), lo mejor es servirla en copa para no calentarla con la mano, antes de servirla es buena idea mojar las paredes del cristal para conservar la espuma y debemos respetar la temperatura ideal de consumición (fría pero no helada).

Habas frescas.

Habitas baby

Habas, habitas y alubias, judías o frijoles son, digamos, primos lejanos (aunque se parezcan no son de la misma familia ni tienen el mismo origen), porque las primeras han estado en nuestro inestimable mediterráneo desde hace miles de años, mientras que todos los segundos fueron un regalo de América. Las habitas baby son deliciosas solas, también en caliente con jamón. Si las tenemos en conserva, retiremos todo el aceite de conservación y salteémoslas en una sartén con el jamón.

Lata de berberechos.

Paté de berberechos

Quizás denominar paté a esta receta es algo atrevido, no por el exquisito sabor que conseguimos sino por lo fácil que resulta prepararlo. Solo tenemos que triturar con la batidora una lata de berberechos y un envase entero de queso de untar, automáticamente tendremos un exquisito paté para comer con picos de pan. Es importante que antes de la mezcla retiremos un poco del líquido de los berberechos o el paté quedaría muy líquido.

Caramelos

Como a nadie le amarga un dulce, no hay nada como terminar toda sesión de cine en casa con una buena dosis de azúcar. Si no queremos complicarnos mucho, en lugar de comprar o cocinar pasteles, podemos optar sencillamente por unos caramelos. Te sorprendería la gran variedad de marcas españolas, algunas locales y exclusivas, que elaboran caramelos de una gran calidad.