Irse de vinos por Lugo mola

De tapas (gratis) por Lugo

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
Daniel Romay y su tabla de pinchos

Ese triste plato con cuatro patatas de bolsa, esos deslavazados cacahuetes, esas siempre insuficientes aceitunas. Ese conformarse con el “y aún da gracias de que ponen algo”. ¿Sabes de lo que te hablo? Pues mira, en Lugo, no. No lo saben porque aquí, con tu consumición, te invitan a una tapa. Pero a tapas de las de verdad, con sustancia. Y sin pagar un euro de más.

Hay lugares y planes que le hacen a uno más sencilla la vuelta al cole. Como Lugo y sus tapas gratis. En esta ciudad con un pasado romano visible y visitable –ahí dejamos su muralla, su catedral o sus termas– tienen la sana costumbre, desde siempre, de agasajar al cliente que pide algo en un bar con un completo surtido de tapas frías y calientes. "Lo de las tapas en Lugo es desde siempre, hace 50 años ya se hacía. Aquí en Lugo, todo el mundo en hostelería da tapas", nos cuenta Daniel Romay, dueño de la 'Taberna Daniel', en la zona de vinos. Nadie sabe a ciencia cierta qué pasaría si un bar abre y no saca tapas. Suponemos, para regocijo de todos, que nadie se arriesga. Ni los mas tradicionales, ni los más modernos.

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
El famoso huevo frito de la Taberna Daniel.

En general, la cosa funciona así. Llegas a un bar y pides una consumición. Al otro lado de la barra, te preguntan ¿qué tapa quiere? Y el jefe o jefa empieza a cantar, al estilo de aquel pegadizo anuncio de la ONCE, una ristra de delicias en pequeña porción que ríete tú de depende de qué menús. Morro en salsa, costilla guisada, oreja cocida, chorizo al vino, bravas, cocodrilo. Como estás en Galicia, hasta un pulpito. Pero, puedes pensar, ¿y esto? ¿tengo cara de hambre? ¿quiero yo una tapa? Sí, fíate de nosotros, la quieres. ¡Está buena y es gratis!

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
A punto de catar su huevo frito en la Taberna Daniel.

Pero la cosa no acaba aquí. Porque, después de darle al coco en la difícil tarea de elegir, llega la bandeja con los pinchos. Choricitos, empanada, tortilla, tostitas con lacón. Es un self-service, amigo, mientras esperas. Muchas veces, hasta vuelven a ponértela delante después. Y es que irse de vinos por Lugo es otra cosa. Entre piedra y murallas milenarias, declarada la suya Patrimonio de la Humanidad, la ciudad se anima a la hora del aperitivo y antes de la cena entre turistas y lugareños, de todas las edades, que quedan para tomar un algo. Un algo al estilo de Lugo, claro.

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
Tapas en el '4 Ruas'

"Yo no pago nada, pago el vino, tomo 2 o 3 y salgo comido", nos dice un ufano cliente, codo en barra, en el '4 Rúas', una emblemática pulpería lucense que tuvo en vilo a la ciudad el año pasado, cuando se supo que sus dueños de toda la vida echaban el cierre por jubilación. Hoy, su nuevo dueño, Pablo Pérez, que tomó las riendas el pasado mes de enero, nos cuenta que lo que más sale es el pulpo –el '4 Rúas' sin pulpo no es concebible– y el churrasco. Completan la oferta con chorizo criollo, raxo (carne de cerdo adobada), pincho moruno, filloa, morro en salsa, oreja, rabo, revuelto de champiñón, salpicón de marisco, alioli y bravas. Estamos entresemana y hay una media docena de clientes. Mientras charlamos, salen dos salpicones y dos pulpos. Nosotras, pulpo y chorizo mediante, pagamos 3 euros.

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
Los pinchos y las tapas en el 4 Rúas

Lo mejor de irte de vinos, cañas o cocacolas por Lugo es que no importa el barrio al que vayas. Más clásico y típico en el centro, más auténtico si te alejas un pelín, más movido por la zona de la Universidad. Las free-tapas son patrimonio de todos los barrios de la ciudad. La Milagrosa (barrio en donde está el '4 Rúas'), la Aceña de Olga, Piringalla, Rafael de Vega, Fontiñas… en todos ellos encontrarás ricas tapas en los bares en los que entres. Nuestra ruta, en todo caso, se mueve hacia el centro histórico, por la zona de la muralla y alrededores. Lo que nos gusta una buena piedra, con su musgo, y sus placitas con historia, terrazas y fuentes.

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
'Las Cinco Vigas', en la zona de los vinos.
 

Así llegamos a la zona de vinos de la ciudad y nos pasamos a seguir picando a 'Las cinco vigas', con sus paredes en madera, su maravillosa mezcla de edades y sus mesitas en terraza, perfectas para ver la vida y sus gentes pasar. Nos cuesta, de nuevo, elegir entre chorizo a la sidra, ensalada de pasta, lengua en salsa, ternera al vino tinto o champis a la crema. Los mil grados de la calle consiguen que ignoremos esa ternera (¡gallega!) humeante y optemos por la ensalada. Aunque no todo el mundo es así

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
Bien de pinchos mientras esperas en 'Las cinco vigas'.
 

"En verano sacamos alguna ensalada de pasta, pero se piden igual las tapas calientes", nos cuenta Daniel en su taberna, la 'Taberna Daniel', situada cerca de la catedral y también conocida como "la del huevo". Su famoso huevo frito convive con hasta 11 tapas calientes en cuya elaboración no escatiman ni un pelo. Tomamos nota de las de hoy: pincho moruno, cocodrilo (que es un filete a la plancha, con patatas), oreja cocida, tripa de cerdo, ensalada de pasta, champiñones al ajillo, bravas, costilla guisada y chorizo al vino.

"En julio y agosto hay más turistas porque la gente de Lugo es cuando se va. Hay gente de fuera que viene a andar de vinos, por las tapas", añade. Con el buen tiempo, la zona del centro se anima especialmente a partir de las 20h. Entre semana algo más tranquilo y en fin de semana, a tope.

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
Un vino y una tapa en la terraza de 'A Adega', en los soportales de la plaza do Campo.
 

Suponemos que la temperatura ayuda, pero ya cae la tarde y nos encontramos con bastante cliente tomando algo y ese algo, siempre va acompañado. En la preciosa plaza do Campo, una pareja respira tranquila ante la fuente en la terraza de 'A Adega', que al parecer triunfa los domingos con su tapa de caldo. La costumbre de la tapa en Lugo se extiende también a los restaurantes con las propuestas más atrevidas de la ciudad. Como nos cuenta Álvaro Villasante, cocinero y propietario del 'Paprica', allí tomaron como filosofía sorprender cada día con una tapa diferente. Tienen varias preparadas pero aquí tú no eliges, sino que te pides un vino y te dejas llevar. Puede que te toque berenjena escalibada con queso de cabra gratinado y vinagreta de piñones, atún patudo en aceite con mostaza, remolacha y chutney de orejones o pencas de acelgas rojas en tempura con teriyaki. Vete tú a saber.

De tapas por Lugo. Foto: Nuria Sambade
En Lugo son muy de sentarse a tomar algo. Otra terraza en la plaza do Campo, en el centro dentro de la muralla.

Álvaro nos abandona porque va a dar los últimos toques a su tapa de concurso porque, sí, para rizar el rizo de la tapa, del 1 al 17 de septiembre la ciudad organiza un concurso para premiar a las mejores. Este año van por la 17 edición y en ella participarán 40 locales. La del 'Paprica', nos chiva Álvaro, será un mar y montaña de lo más original.

Irse de vinos por Lugo mola. ¿Qué podría tener de malo? Pues depende de dónde vivas, volver a esas cuatro tristes patatas nadando en el plato de tu dura realidad.

Te puede interesar...