Cocinando en casa de Iñaki Murua y Carolina Sánchez ('Ikaro'): puerros gratinados

Los puerros gratinados con toque ecuatoriano de Ikaro

Esta es una receta de la madre de Iñaki con el toque ecuatoriano que aportan las raíces de Carolina. Desde 'Íkaro' (1 Sol Guía Repsol) en casa, un plato sencillo y con ingredientes habituales, pero suculento y para todos los públicos: puerros con tomate, jamón, queso y nata, ¿quién se atreve?

Puerros gratinados

  • 100 gramos cebolla picada
  • 100 gramos pulpa tomate de árbol
  • 120 gramos queso comté
  • 200 ml leche evaporada
  • 220 gramos tomate frito
  • 3 puerros partidos en 3
  • 4 lonchas jamon de york
  • Aceite
  • Azúcar
  • Laurel
  • Pimienta
  • Sal


ELABORACIÓN: 

Antes de cocer los puerros conviene cortarlos crudos, ya que cuando están cocinados se tienden a desmoronar. Una vez se tienen los puerros cortados, colocar en una olla hirviendo con agua, sal, pimienta y laurel, y ponerlos a cocer durante aproximadamente 15 minutos (otra manera de comprobar que están cocidos es con un cuchillo, si entra sin resistencia es que no necesita más cocción). Después, enfriarlos con agua y reservar. 

Para comenzar el sofrito que va a servir de base para el plato, hay que echar unas cuatro cucharadas de cebolla partida a una cazuela, añadir un chorro de aceite y un poco de sal para que la cebolla se poche un poco antes.

Ahora hay que volver a los puerros, con un paso tan fácil que incluso los niños pueden ayudar. Se trata de envolver los trozos de puerro con el jamón, formando pequeños rollos. En este caso se hace con jamón de york, pero se puede elegir cualquier otro tipo de jamón, o incluso pavo. 

Una vez que tenemos la cebolla pochada, añadir el sofrito de tomate en conserva –aquí de la conservera San Adrián– y pulpa de tomate de árbol. Es una fruta tropical, típica de Ecuador, que le va a aportar acidez y un toque peculiar. Homogeneizar bien los dos tomates, añadiendo un poco de azúcar para corregir la acidez y que caramelice un poco, y también un poquito de sal. Dejarlo reducir, pero sin que llegue a estar muy líquido para que no se note mucha agua una vez horneado. 

Colocar una capa del tomate en un molde de cristal y poner los puerros encima. Es importante no poner los puerros muy presionados porque a la hora de sacarlos, se pueden romper. Echar un poco menos de media botella de leche vaporada y cubrirlo todo con queso, en este caso comté. Con el horno precalentado a 180 ºC, dejarlo unos 30 minutos hasta que el queso esté ya gratinado. ¡Y a comer!

Más en Logroño