Recetas para un menú de Navidad vegano

Un menú navideño que homenajea la huerta

Menú Navidad vegetariano
Un menú de Navidad vegano que sorprende por su sabor y variedad.

Las nuevas tendencias gastronómicas ganan terreno y en muchos hogares se degustará un menú de Navidad vegano. Estas fechas, en las que compartir y disfrutar son todo uno, son ideales para sorprender a nuestros seres más queridos y estos platos aseguran el asombro de todos los comensales.

Rosa Tovar
La experta Rosa Tovar ha ideado este menú de Navidad vegano.
# 1. Aperitivos

1. Aperitivos

Cómo hacer pasteles de batata

Para elaborar estos pasteles de batata se debe cocer la cantidad indicada en el microondas (unos 15-20 minutos) para extraer su pulpa. A continuación, hay que condimentar la batata con sal, pimienta, comino y clavo, y crear una crema con tropezones a la que añadir progresivamente aceite de oliva hasta conseguir una consistencia mantecosa. 

Pastelitos batata
El resultado son unos apetecibles pastelitos muy sabrosos.

Al obtener el punto deseado -si los pasteles tienden a hacerse migas se pueden remojar en agua o caldo de verduras-, el siguiente paso es crear los pastelitos con las plamas de las manos y pasarlos por almendras fileteadas antes de freír cada uno de ellos por las dos caras.

# 2. Entrante

2. Entrante

Cómo hacer ensalada de alubias con refrito de setas

Colocar en un cuenco las alubias cocidas (sin caldo de cocción o sin el líquido del envase, en caso de haber elegido alubias en conserva); hacer lo mismo con la escarola y la rúcula, ya lavada y escurrida, y reservar en otro recipiente los granos de la granada.

Ensalada alubias setas
Gracias a los aderezos, esta ensalada excita todas las papilas.

Sofreír la cebolla y el ajo a fuego medio hasta que estén transparentes, momento en el que hay que añadir las setas hasta conseguir un punto crujiente y sabroso. Condimentar con la ralladura de 1/4 de limón, 4-5 cucharadas de agraz, tomillo, pimienta, 5-6 cucharadas de aceite de oliva y la mayor parte de los granos de granada.

Mezclar el sofrito con las alubias y probar el punto de sal y acidez. En la ensaladera, colocar la escarola y la rúcula -reservando las hojas más bonitas para decorar los bordes junto a los granos de granada restantes- y en el centro las alubias con el refrito. Mezclar la ensalada en el momento de servir.

# 3. Segundo

3. Segundo

Cómo hacer enrollado de verduras con frutos secos

Freír el pan rallado y reservar en un cuenco; sofreír en una sartén cebolla y la parte blanca de los puerros; cocer la zanahoria y la chirivía y, a los cinco minutos, añadir las hojas de acelga hasta que estén tiernas -reservar el caldo-; mezclar los tomates secos en aceite y las nueces. Con los ingredientes listos, mezclar todo en la sartén del sofrito y probar de sal.

Masa relleno
El manejo de la masa requiere paciencia y delicadeza.

Revolver en un cuenco la harina de fuerza con la de garbanzos, la sal y hacer un hoyo en el centro donde verter aceite, zumo de limón e ir añadiendo agua poco a poco hasta hacer masa. Cuando se haya templado, estirar sobre un trapo con la aydua de un rodillo hasta conseguir un grosor fino.

Pintar la masa con aceite y repartir la mitad del pan frito frío y luego las verduras, en una especie de cilindro a lo ancho de la masa. Repartir el resto del pan frito y dar una vuelta a la masa para encerrar el relleno lo más apretado que se pueda. Sobre la parte libre de la masa, aún sin enrollar, colocar las almendras y avellanas y terminar de enrollar el pastel, pintado de aceite al tiempo que se le da una vuelta y otra. Pasar a la bandeja de horno, rematar los extremos y pintar con aceite. Hornear durante 35 minutos, o hasta que la base esté rígida, y servir con la salsa española (elaborada con un sofrito de cebolla y ajo al que se le añade harina, caldo de verduras y una hoja de laurel; tras el cocinado, se retira el laurel y se pasa por el chino).

Enrollado verduras
Nadie echa de menos la carne con este enrollado de verduras y frutos secos.
# 4. Postre

4. Postre

Cómo hacer gelatina de vino blanco con frutas

Remojar durante tres horas las frutas en agua con vainilla y piel de limón, pasar por agua fría y reservar en el frigorífico, donde las acompañarán las frambuesas y las hojas de menta. Calentar el agua de remojo con la vainilla y la piel de limón. Casi cuando esté hirviendo, añadir los orejones en trozos y el azúcar. Tras diez minutos de hervor, añadir la gelatina según las indicaciones del fabricante y mezclar con el vino blanco.

Gelatina frutas
Este postre es una delicia en Navidad y en cualquier época del año.

Verter en un molde -previamente enfriado en la nevera- medio centímetro del líquido preparado con el vino; vuelta al frigorífico para esperar a que cuaje. Entonces, colocar en el fondo unas hojitas de menta y tres mitades de frambuesa. Dejar enfriar y, luego, colocar por encima y con cuidado los orejones de melocotón y albaricoque y, en la parte exterior del molde, hojitas de menta y cinco medias frambuesas. El resto de frambuesas, excepto seis o siete, introducirlas entre los orejones. Verter el líquido de cocción de los orejones con cuidado -debe cubrir bien la fruta-. Introducir en el frigorífico para que repose y cuaje durante tres o cuatro horas como mínimo, o hasta el día siguiente.

A la hora de servir, preparar un recipiente con agua caliente, pasar el cuchillo por el molde de la gelatina e introducirlo en el agua caliente mientras se sostiene -para que no entre una sola gota-. Tras unos 20 segundos, sacar de inmediato y volcar en la fuente fría de servicio para dejarlo en frío.