Nomad Hotel - Xábia Port, hotel boutique en Jávea (Allicante)

El destino de los espíritus nómadas

Hotel 'Nomad' (Xàbia): habitación (apertura)
'Nomad Hotel Collection' nació del espíritu viajero de sus dueños, que han querido hacer un hotel sostenible, inspirado en la esencia de sus viajes.

"En este hotel ofrecemos lo que hemos ido buscando durante nuestros últimos 20 años de constantes viajes por todo el mundo". Dieter Roelen y Mónica Mascarós han encontrando en la primera línea de mar del puerto de Xábia un destino en el que dar cobijo a esas almas aventureras que buscan descanso y desconexión, "pero sin dejar de ser nómadas". El hotel boutique 'Nomad' ofrece un espacio sostenible, que se inspira en la esencia de los viajeros, donde la decoración, el mobiliario y la propia arquitectura ponen en valor la artesanía local y de comunidades de diferentes países, y donde la gastronomía y la coctelería de autor es también un placentero recorrido por sabores transfronterizos.

La mañana en  'Nomad' arranca con una buena taza de café de especialidad, de esos que presumen de cultivador y origen, preparado por el joven equipo de baristas del hotel en "el Ferrari de las cafeteras". Se puede degustar remoloneando entre las sábanas de la cama, asomados al balcón mientras despunta un nuevo día en la línea del horizonte mediterráneo o al abrigo del calor de la chimenea del hall, encendida estos días otoñales, rodeado de cestas de sisal confeccionadas por mujeres keniatas y vajillas de arcilla bereber. Para despedir la jornada, nada más irresistible que uno de los cócteles de autor que confeccionan en el sky bar, donde se practica "el arte de beber sin sed". Entre medias, ese viaje constante que es la vida.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): recepción
La recepción cuenta con un espacio 'Travel Gallery', donde se venden parte de los objetos de decoración y mobiliario del hotel.

Más de un centenar de países en el pasaporte dan para ganarse la condición de nómada. Los últimos 20 años del belga Dieter Roelen y la alicantina Mónica Mascarós han estado repartidos entre Europa, África y Oriente Medio, además de en aeropuertos y aviones: "Hasta 15 vuelos semanales cogía", reconoce Dieter, sin atisbos de añoranza. Él, consultor de gestión para una multinacional; ella, responsable de la expansión de grupos hoteleros internacionales. Y ambos, devotos de viajar, la arquitectura, el diseño y el buen comer. "Cuando decidimos emprender esta aventura de montar nuestro propio hotel nos propusimos ofrecer a los clientes todo aquello que nosotros buscamos cuando nos alojamos en uno: desde un buen desayuno a primera hora de la mañana hasta una atención personalizada y cercana con cada uno de los huéspedes".

Hotel 'Nomad' (Xàbia): Dieter Roelen y Mónica Mascarós
El belga Dieter Roelen y la alicantina Mónica Mascarós, fundadores y dueños de 'Nomad Hotel Collection'.

Esa acogida hogareña del personal se nota nada más atravesar las puertas del hotel. A nuestras espaldas, las suaves olas rompen en el espigón y desaparecen entre los pequeños cantos que conforman la Playa de la Grava, de aguas cristalinas durante todo el año. En la entrada, y presente en muchos detalles, nos da la bienvenida la Ravenala o el árbol del viajero: "Originario de Madagascar, simboliza la protección y el recogimiento; antiguamente saciaba la sed de los viajeros, al tener la capacidad de almacenar hasta medio litro de agua en la base de sus hojas", comenta Mónica. "No podemos estar más contentos con la acogida que hemos tenido. Teníamos previsto abrir el 10 de marzo, pero el confinamiento nos obligó a retrasarlo a junio. El verano ha sido excelente y ya tenemos clientes que han repetido dos y tres veces estos meses", señala Daniel Garrido, el director.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): habitación Nomad con bañera
El proyecto ha sido desarrollado íntegramente por el equipo de Nomad Living, el estudio de interiorismo de los propietarios.

Tributo a lo local y lo global

"Este hotel es nuestro sueño hecho realidad. Elegimos Xàbia por esa conexión con la terreta, por su riqueza natural y por la gran diversidad cultural que hay, con muchas familias mixtas, sobre todo parejas de holandeses y belgas", apunta la copropietaria. 'Nomad' es en sí un homenaje a ese cruce de caminos entre lo local y lo global, un cuaderno de bitácora abierto que los propietarios han ido escribiendo/viviendo durante las dos últimas décadas.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): fachada
El hotel está situado en pleno paseo marítimo, junto al Puerto y la Playa de la Grava.

El hotel nace de una renovación completa de dos edificios situados en primera línea de mar, muy cerca del Puerto. "Nos propusimos hacer un lugar sostenible, basándonos en el concepto de la bioarquitectura: maderas nobles recicladas para las vigas y gran parte del mobiliario, enfoscados de adobe tradicional, uso de cal en las paredes para repeler de manera natural a los insectos, cerámicas y baldosas hidráulicas de estilo valenciano en los suelos, lavabos de piedra tallados uno a uno, elementos de barro cocido...", detalla con orgullo la pareja. "Incluso ofrecemos a los clientes nuestra propia agua reciclada y mineralizada".

Hotel 'Nomad' (Xàbia): balcón de las habitaciones
Las 14 habitaciones cuentan con balcón con vistas al mar.

Ese mismo eclecticismo y espíritu sostenible se hace presente en la decoración de los espacios comunes y las habitaciones. "Además de firmas francesas y escandinavas de alta gama, mucho del mobiliario –consolas, mesas, camas, bancos o puerta– está diseñado por nuestro estudio de interiorismo y puede adquirirse en la Travel Gallery ubicada en el hall. Hemos querido dar visibilidad a esos artesanos anónimos, más de 50 profesionales, que han colaborado en este proyecto".

Hotel 'Nomad' (Xàbia): detalles de decoración
Los elementos de decoración son un homenaje a la artesanía local y de tribus de distintos rincones del mundo.

Los cabeceros confeccionados con fibra de alga, techos y armarios revestidos de tela arpillera y de rejilla, textiles de lino natural, lámparas hechas con espigas secas de la planta del arroz, mantas de Ezcaray, capazos de mimbre para la playa de Gata de Gorgos, velas aromáticas de la centenaria cerería 'Mollá' (Albaida) y sillería valenciana de 'Exportjunk' (en la cercana localidad de Aielo) se combinan con piezas singulares que han surgido de la colaboración con comunidades y tribus de diferentes países, como las cestas de estilo BaTonga (Zimbabwe), Hadithi (Kenia), Lavumisa (Suazilandia) y bereber (Marruecos), las lámparas de fibras naturales de Indonesia, la cerámica colorida de zellige marroquí o la original y muy solicitada silla Malawi. "Los objetos hechos a mano son el nuevo lujo", sostiene la pareja.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): escaleras
Los materiales sostenibles, con tonos terrosos, son protagonistas en la remodelación arquitectónica del hotel.

Película en la cama con palomitas recién hechas

Al entrar en una de las 14 habitaciones de las que dispone 'Nomad' nos sorprenderá encontrar alojada ya una pareja de huéspedes. No fallan ningún día y su compañía, sin duda, hará más placentera la estancia. Se trata de la intensa luz de la Marina Alta y el Mediterráneo, "con su alma profunda y oscura" que diría el cantautor. Ambos inundan cada rincón de las estancias, exóticas y acogedoras, "con una energía especial porque han sido diseñadas siguiendo los principios del Feng Shui, para fomentar el descanso, la armonía y el equilibrio".

Hotel 'Nomad' (Xàbia): habitaciones
6 de las 14 estancias están dirigidas a familias, disponen de dos habitaciones comunicadas y una pequeña cocina.

Hay cuatro estilos diferentes, inspirados en diferentes culturas: 'Batonga', decorada con cestas, lámparas y muebles originales de Zimbabwe; 'Gypset', donde se respira un espíritu bohemio pero a la vez sofisticado; 'Terra', orgánica, mediterránea, que transmite serenidad gracias a sus líneas depuradas y envolventes; y 'Nomad' –la preferida de Mónica–, "que representa el alma de la marca, eclecticismo y sencillez con diseños naturales".

Son amplias, cálidas, jugando con tonos terrosos, duchas grandes, lavabos únicos de piedra tallada y algunas con bañera junto a la cama. En ellas puede uno practicar yoga o meditación, con las esterillas de caucho y arena que creó un amigo de Mónica en Dubái, o disfrutar de una película desde la cama comiendo palomitas de maíz recién hechas, que ofrecen de manera gratuita.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): servicio de palomitas en la habitación
Relajarse en la habitación, viendo una película y compartiendo unas palomitas recién hechas.

El hotel cuenta también con zona de masajes y una pequeña piscina en la azotea, donde relajarse observando cómo la tarde va pintando de tonos anaranjados y ocres las calas de Xábia y el Cabo de San Antonio. Precisamente su ubicación es perfecta para aventurarse a pie por las rutas de senderismo que atraviesan este Parque Natural y el cercano Montgó, recorrer las callejuelas del casco antiguo de la localidad o sus famosos miradores.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): piscina
La piscina de la azotea tiene vistas al puerto y las playas de la Grava, Cap Prim y Cala Sardinera.

Carta de productos mediterráneos

"Otra de nuestras pasiones es el buen comer". La confesión es una declaración de intenciones. De hecho, Dieter y Mónica clavaron su primera pica en esta costa hace tres años, abriendo 'The Beach House', en la escollera del Puerto, un rincón donde se practica el slow food. Una tendencia en la que se inspira la carta del restaurante del hotel, 'Terra'. Pedro Ortega, el director de operaciones de 'Nomad', ha puesto sus años de experiencia junto a Dani García y Javier de las Muelas en la configuración de unos platos de carácter mediterráneo con toques de la cocina provenzal del sur de Francia e Italia.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): platos del restaurante 'Terra'
Una cocina que mira a la huerta y la lonja de la Marina Alta y con influencias del sur de Francia e Italia.

El chef argentino Federico Díez ofrece dos menús –Discover y Explorer–, además de la carta, donde se hace un reconocido homenaje a los productos de temporada, con protagonismo de la huerta y la lonja de la Marina Alta: carpaccio de gamba de Denia, huevas de trucha, crema agria y yuzu; pilota de puchero de la terreta; berenjena a la llama con falso queso de oveja y melaza de café; el arroz meloso de marisco de la lonja; miniverduras de la huerta con diferentes cocciones y texturas; pulpo a la brasa sobre una parmentier de lemongrass, puerro, patata crujiente y una esponja marina de kimchi y tomate; o un sabroso solomillo de ternera con salsa de madera –preparada con vino de cinco años de crianza–.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): restaurante 'Terra'
El restaurante 'Terra' está abierto a todo el público. Cuenta con comedor con cocina vista y terraza en el paseo marítimo.

En el casi medio centenar de referencias de vinos se hace un recorrido por viñedos levantinos (espumosos, blancos, tintos y dulces de las D.O.Valencia, Alicante, Yecla o Utiel-Requena –como el Le Bobal 2018, elaborado con esta uva autóctona de la región pero con metodología francesa–), catalanes (Priorat –Les Brugueres, de Jordi Vidal– y Penedés), castellanos (Rueda –interesante el verdejo Colección V, de Javier Sanz, quinta generación de viticultores– y Ribera del Duero), leonesas (Toro y Bierzo), riojanas y, más allá de los Pirineos, franceses e italianos.

Tras los postres, entre los que uno no sabe si decantarse por el tentador Chocolate, chocolate y chocolate, la torrija de coco caramelizado o por una tabla de quesos nacionales, franceses e italianos acompañada de sus buenas rebanadas de pan de masa madre que les hornean en un obrador de Gata de Gorgos, no puede faltar el café. O quizá mejor en el contundente desayuno que sirven en la terraza del paseo marítimo, o al mediodía, sentado junto a la Travel Gallery de la recepción viendo pasar las horas.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): postres de chocolate y torrija caramelizada
Pecados para los más golosos.

"Nos encanta un buen café. Por eso le damos tanta importancia", admite Mónica. Se lo ofrece 'Primos de Origen', productores y tostadores cántabros, que seleccionan y compran el grano en plantanciones familiares y de agricultura sostenible repartidas por todo el mundo, desde Etiopía a El Salvador, pasando por Indonesia. 'Nomad' cuenta en su plantilla con cuatro baristas profesionales, entre ellos el colombiano Devis –heart barista– y la italiana Francesca –serior barista–, que manejan con destreza "el Ferrari" de las máquinas cafeteras: la Modbar, "una de las seis que hay en España y de la que nos enamoramos nada más verla en la cafetería de la Biblioteca de Catar", recuerda Dieter.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): cafetera Modbar
La Modbar es el ojito derecho de los propietarios. Se enamoraron de esta máquina en Catar y no han parado hasta conseguirla.

El arte de beber sin sed

Cuando cae la tarde y el sol va cediendo su escenario a la luna es momento de subir al sky bar. Ahí, los bartender Nicolás y Bogdan seguro que sorprenden con uno de sus cócteles de autor. "Hemos estado un año diseñando la carta. Además, preparamos aquí los siropes caseros, trabajamos con la coctelería molecular, apostamos por marcas Premium", explica Pedro Ortega, que trabajó junto al maestro de la mixiología Javier de las Muelas.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): Nicolás y Bogdan, los bartender
Nicolás y Bogdan se encargan de preparar los cócteles de autor en la azotea, de inspiración tribal y con vistas a la bahía de Xàbia.

Cada detalle también se cuida en este espacio, y para este "viaje sensorial", donde se dan cita sugerentes nombres como The Japanese Journalist, Wild Cat Nomad o el Dame Vogel, no se ha escatimado en la cristalería, diseñada de manera artesanal en cristal soplado por la marca '100 % Chef'. Entre los 22 cócteles de la carta, aquí va una selección con la que practicar ese "arte de beber sin sed" al que nos invitan desde la azotea del 'Nomad':

Bum-bu

Un cóctel de aires caribeños. La base es un puré de plátano maduro, coco, piña y el toque ácido de las naranjas valencianas. El ron Bum-Bu (de donde toma el nombre) de Barbados se elabora con cañas de azúcar de diversas islas del Caribe. Se remata con unos chips de plátano maduro.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): cóctel Bum-bu
Un viaje al Caribe sin moverse de la Marina Alta.

Sherlocks Pipe

"Lo que más sorprende de este cóctel es que, conforme lo vas bebiendo, la potencia del whisky se va mezclando sutilmente con el dulzor de los siropes de su base", apunta Nicolás. Una combinación de matices dulces y salados del ahumado en turba con chips de roble del Lagavuling 16 de Islay y el escocés Dawar's 12 años. Vainilla, cítricos, pasas y una mezcla especial de melaza, jengibre y naranja. "A mí, que soy bebedor de whisky, me encanta. Y eso que la coctelería con este alcohol es muy difícil". Además, se sirve en una curiosa pipa de cristal colocada sobre una de las novelas abiertas del detective de sir Arthur Conan Doyle confeccionada por un fallero valenciano.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): cóctel Sherlocks Pipe
La cristalería artesana es diseño de los catalanes 100 % Chef y el soporte de este 'Sherlocks Pipe', de un fallero valenciano.

Road to Madascus

Damasco fue, antes del siglo XI, una de las ciudades símbolo de los nómadas. Allí iban los que buscaban la perfección en el mundo de la medicina. La base del cóctel es un vodka Beluga Noble, infusionado con frambuesas liofilizadas durante 72 horas, zumo de granada fresca y una mezcla a base de jengibre, limón y toques amargos de naranja, todo coronado con pétalos de flores. "Buscamos la perfección del cóctel", anuncia al servirlo el mixólogo.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): cóctel Road to Madascus
Homenaje a Damasco, el destino de los nómadas del siglo XI, la ciudad de los curiosos y la perfección.

The Angriest One

"El cóctel más enfadado del sky bar", reza en la carta. Es un homenaje simpático a esos personajes de videojuego con los que tanto se divierte el hijo pequeño de Mónica y Dieter. En este caso, es una recreación de uno de los cerditos verdes el que está apunto de salir disparado de su tirachinas. "Al tomarlo, sentirás el picante habanero ahumado mezclado con el dulzor del mango, la acidez del limón y la manzana verde y todo envuelto en el tequila Patrón Añejo y una tónica Premium matcha". Rock 'n' roll a ritmo de sorbos.

Hotel 'Nomad' (Xàbia): cóctel the angriest one
Un contraste de sabores: picante habanero, dulce mango y ácida manzana verde, todo con el toque canalla del tequila.

Bonus track: Guilty egg

"Es uno de los más complicados en su elaboración. Tiene 9 ingredientes diferentes y todos tienen que estar perfectamente medidos para balancear sus sabores", comenta Ortega. Licor de flor de sauco, tamarindo, lima, açai brasileño, fresas, plátano, ron blanco Bacardi y ron oscuro Santa Teresa Reserva. "Es tan difícil, que dejamos a criterio del cliente liberar este huevo de su jaula". Nosotros lo hicimos, y emprendió su vuelo nómada sobre las aguas turquesas de este rincón del Mediterráneo. Cuando quiera volver, ya sabe dónde tiene su casa.

'HOTEL NOMAD' - Camí Casetes, 8. Xàbia, Alicante. Tel. 615 74 97 53.
 
Hotel 'Nomad' (Xàbia): cóctel Guilty egg
El huevo enjaulado, el cóctel "más complejo y complicado en su elaboración", al que no se sabe si dejar escapar.