{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Es Castell

Es Castell, pueblo nacido de un Castillo

Compartir

Caminando por su casco histórico se percibe que Es Castell es un municipio que todavía conserva su carácter originario de plaza militar. La defensa del Mediterráneo, así es considerado el pequeño municipio menorquín de Es Castell, es un pueblo surgido de un castillo que da la oportunidad de conocer la tradición y la historia militar de la isla. Erigido para salvaguardar a la población de las temidas invasiones piratas y, siglos después, de los asaltos de las tropas británicas y francesas en su conquista del Mediterráneo, la seguridad que ofrecían sus murallas hizo que en sus aledaños creciera un barrio habitado que fue aumentando su población a lo largo de los años.

Para conocerlo, nada mejor que situarse en el centro de la ciudad, donde se encuentra el Ayuntamiento, de estilo colonial, rojo y con una torre con un reloj que destaca sobre el resto de edificios de estilo castrense. Un poco más adelante, se encuentra el museo Histórico Militar de Menorca, un lugar que alberga una interesante colección de armas, mapas y grabaciones con motivos histórico-militares de la isla. A pocos metros se levanta el castell de Sant Felip, origen de la ciudad y testigo de toda su historia. Además, concebido para proteger el flanco sur del castillo, se ve el Fuerte de Marlborough, una fortificación excavada en roca y rodeada por un profundo foso. Otras opciones para alargar el paseo son la Torre d’en Penjat (Torre del ahorcado) en el Cerro del Turco, y la Fortaleza de Isabel II, en la Península de la Mola.

Es Castell es el municipio español más al este y, por tanto, el primero que ve salir el sol cada mañana. El lugar más apropiado para ver la salida de este primer sol es la Puerta de Eos, en Cales Fonts. 

No hay que dejar de visitar los muelles de cala Corb y Cales Fonts, zona turística del municipio con multitud de bares y restaurantes. 

Contacto

Localización