Cazalegas

Un pueblo y su pantano (o viceversa)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Cazalegas es un pueblo y su pantano, o viceversa. El sitio perfecto para descansar o pasear, para darse un baño, para pasar las horas pescando o para, simplemente, dejarlas pasar. Con la sierra de San Vicente al fondo y al lado de campos de cereales y de olivos, en tierra de encinas y alcornoques, el pantano y el río Alberche dan frescura, vida y ocio a una localidad en la que el agua tampoco pierde protagonismo en el casco urbano.

En la plaza de la Constitución encontramos el Caño, restaurado en 1997, lugar habitual de corrillos mientras se realizaban labores de lavandería, y muy cerca está la plaza de España, con una gran fuente en su centro. Allí mismo se levantan la iglesia de San Vicente Mártir, de estilo mudéjar, y una de las viviendas más típicas del pueblo, construida en dos alturas en aparejo toledano. Luego habrá que dar un paseo para encontrar la fachada del antiguo convento, testigo de siglos viejos, donde se conserva un gran torreón coronado por una veleta.

Como colofón, dos sugerencias: el mirador de la plaza del Caño, con vistas al pantano y a las sierras de San Vicente y de Gredos, y el Centro de interpretación de la naturaleza, ubicado junto al vivero, un lugar en el que informarse de las mejores rutas medioambientales de la zona. La Senda de Viriato (GR 63) es el mayor reclamo para los senderistas más preparados.

Contacto

Localización