Conil de la Frontera

Conil de la Frontera

Información turística: 956440501

Web información turística

Aunque seguramente sea el azul de las cristalinas aguas de su litoral virgen el que nos lleve hasta allí, el contraste del cielo azulado con el blanco que domina sus calles nos causará una impresión igual de agradable al llegar a Conil de la Frontera. Desde que uno entra en el casco histórico, a través del arco de la Puerta de la Villa, ya se comprueba que tiene mucho para sorprendernos y que, además, todo parece estar cerca. Por ella llegamos a la Plaza de España, custodiada por una estatua de José Saramago leyendo a un niño, y seguimos el olor del mar para encontrarnos enseguida con sus dos rincones más emblemáticos. En este conjunto histórico-artístico se alzan la iglesia de Santa Catalina, hoy una coqueta sala de exposiciones, justo al lado de la Torre Guzmán, su símbolo más reconocible. 

Y ahora sí, nos encontramos con el océano y las playas de arena fina, La Fontanilla y la cercana El Palmar, de la vecina localidad de Vejer de la Frontera, y la posibilidad de probar los platos típicos de una localidad de larga tradición pesquera, con el atún como protagonista, con la vista puesta en el Atlántico. La panorámica puede ser aún mejor desde acantilados y calas como las de Roche, cuya Dehesa también ofrece paisajes verdes desde los que disfrutar de la luz de este rincón de Cádiz. 

 

En la época de dominación romana la zona estaba poblada de conejos y se la denominaba 'Conillos', palabra latina que significa 'vivar de conejos'. Este podría ser el origen del nombre de Conil, apellidado de la Frontera por haber sido lugar fronterizo con el Reino nazarí de Granada.

Planes Cercanos

Planes en Conil de la Frontera

Ver todos