{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Cox

Un pueblo entregado a una virgen

Compartir

Sobre una cima de 80 metros de altura, en una pequeña isla fruto del paso de las carreteras, el fabuloso y antiquísimo Castillo de Santa Bárbara preside las vistas de Cox y de la Vega Baja del Segura. En esas laderas se han hallado restos arqueológicos de todas las culturas sin interrupción desde la Edad de Bronce hasta hoy. El casco antiguo de la localidad está delimitado por los alrededores del propio castillo y por el barrio de casitas ubicado en la ladera de la Sierra de Callosa. Incluye un núcleo musulmán en la apretada área de la Calle Bajo, entre la acequia y el monte.

En este casco urbano deslumbra la Iglesia de San Juan Bautista, del siglo XVII, cimentada sobre la anterior iglesia y la primitiva mezquita árabe que allí se asentaba. Su gran solidez nos recuerda que el espantoso terremoto de 1829 no le hizo el menor daño. Fue quizá por obra de la Virgen del Carmen, la patrona de Cox, por quien el pueblo se desvive y venera con devoción inusitada. Miles de fieles se postran ante su imagen cada año y es, cómo no, protagonista principal de las fiestas mayores. Su exquisita figura, su porte elegante, su tremenda mirada y sus innumerables milagros y prodigios gozan de fama en toda la comarca. Lugar santo y lleno de leyendas es el Convento de los Carmelitas, edificado en el siglo XVII. Del antiguo complejo arquitectónico sólo perdura la iglesia del monasterio. Actualmente es sede de las fiestas de Cox.

Contacto