Esquí en invierno y senderismo el resto del año. Así podría resumirse la relación de Das con el turismo activo de La Cerdanya, pero sería notoriamente incompleto e injusto no reconocer su notable patrimonio arquitectónico y religioso, así como el privilegio de situarse en plena naturaleza, a más de 1.000 metros de altitud.

En el término municipal de Das se encuentran gran parte de las instalaciones de esquí de la estación de la Masella, una de las más importantes y reconocidas de esta parte del Pirineo catalán. ¿Más turismo activo? Por supuesto. El aeródromo de la Cerdanya permite la práctica de deportes aéreos como vuelo sin motor, globos y ultraligeros, entre otros. Cuando el frío no aprieta y la nieve desaparece es posible descubrir rutas que unen el municipio con otras localidades de la comarca o aprovechar la excelente red de senderos de La Cerdanya. En cualquier caso, pasear por Das es un placer para los sentidos: tranquilidad, riqueza paisajística y el romántico cambio de colores de los árboles según la época del año.

En el núcleo de entidad de Mosoll, perteneciente a Das, se encuentra Santa María de Mosoll, una iglesia románica de una sola nave con un ábside semicircular liso. Las pinturas murales se conservan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Merecen una visita la iglesia de Sant Iscle y Santa Victoria de Sanavastre, la iglesia de Sant Julià de Tartera y la capilla de Santa Bárbara de Das.

Como elemento distintivo del municipio hay que destacar la Casa del Comú, sede del ayuntamiento y de la colección museo, gracias a su torre campanario y a la mezcla de elementos de tipo clásico con otros de influencia centroeuropea.

Contacto

Localización