{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Daya Vieja

Un león entre palmeras

Compartir

Una triste columna coronada por un león es el único vestigio del pasado ilustre de este pequeño municipio alicantino que cayó en la ruina por los seísmos de 1829 y que se levantó de sus cenizas como un ave fénix. Los vecinos de la localidad intentan recuperar retales de información que complete el puzzle de la historia, que se documenta oficiosamente desde el siglo XIII. Al monumento se le conoce como el León de Pinohermoso, ya que entre sus garras sostiene la heráldica de este apellido que pertenecía a los titulares del condado. En la misma plaza se levantan las icónicas Palmeras de la Daya Vieja, particulares por ser seis en la misma raíz. La patrona de la localidad es la Virgen de Monserrate, cuyo templo se ha construido sobre la antigua ubicación de una capilla. La imagen de Monserrate es obra de Manuel Ribera, discípulo de Sánchez Lozano. A tan sólo cinco kilómetros del lugar esperan las dunas y las playas de Guardamar y La Mata.

Contacto