Forallac

Corazón de piedra, cuerpo medieval

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Visitarlo es tomar una buena decisión. Huella indiscutible del Medievo, su legado no sólo perdura, sino que lo hace con todo en su sitio, algo que se puede ver sobre todo en las muchas reliquias de la villa feudal de Peratallada, declarado conjunto histórico-artístico en 1975. El mejor modo de conocer este municipio ancestral, espejo de una era prescrita por el tiempo es perderse por sus estrechas y tortuosas calles, asomarse con discreción igual que hace el sol a sus barrios místicos, visitar la Torre del Homenaje y la Torre de las Horas, pisar los adoquines de pura piedra de la Plaza Mayor o alzar la mirada hacia las muchas bóvedas de la plaça de Les Voltes; o bien llegar al castillo-palacio y parpadear hasta convencerse de que la vista no se inventa una joya así; descansar a la sombra de los soportales que conducen a la iglesia de Sant Esteve, hacer postales en las enredaderas que estrangulan el muro y pueblan el núcleo fortificado. Forallac está esperando, pues, tierra adentro en la costa Brava. ¿Billetes preparados?

Contacto

Localización