Gironella

Colonias textiles a orillas del Llobregat

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

El río Llobregat ha marcado la vida de este municipio desde siempre, sobre todo en el siglo XIX a raíz de la construcción de las fábricas textiles y las viviendas de los trabajadores (colonias) que se edificaron anexas a las instalaciones fabriles. Hoy existe una ruta que se puede hacer a pie o en bicicleta y que visita las tres colonias industriales de Gironella y permite hacer un retroceso en el tiempo para admirar singulares construcciones arquitectónicas.

La parte más antigua del pueblo se extiende en la margen izquierda del Llobregat, mientras que la moderna se aposenta en la derecha. Calles estrechas y empinadas conservan el trazado medieval y guardan joyas de la historia más remota como una parte de la muralla, el Ayuntamiento, debajo del cual se encuentra lo que había sido la antigua prisión, la Torre del Reloj, la iglesia y casas señoriales como la de la familia Bassacs, de estilo modernista.

Destacan las dos iglesias dedicadas a Santa Eulalia, la Vella, del siglo XIII, y la Nova, construida entre 1905 y 1958 con unos bellos vitrales. En las afueras cabe destacar la Ermita de Sant Marc, que conserva un eremitorio prerrománico excavado en la roca y los restos del Pont del Diable. También hay que visitar la Torre del Amo de Viladomiu Nou, un edificio centenario construido como residencia para la familia propietaria de la colonia homónima y que ha sido rehabilitado como centro de interpretación dedicado a explicar una parte de la historia y del patrimonio del conjunto de las colonias textiles del Alto Llobregat, construidas entre Berga y Balsareny.

Contacto

Localización