{{title}}
{{buttonText}}

La Puerta de Segura

Cerámica a la orilla del río

Compartir

Cuando cae la tarde en La Puerta de Segura, con un calor de justicia, el río Guadalimar refresca un poco las zonas colindantes de su cauce, donde se ponen los botijos a refrescar. La cerámica es una gran tradición en el municipio, labor que ha visto como los avances tecnológicos la han favorecido enormemente, con máquinas que mejoran su acabado y que aceleran el proceso de elaboración. Los vecinos de La Puerta apoyarían sus tinajas en las paredes de la iglesia medieval y luego lo siguieron haciendo en la de San Mateo, un templo moderno que solucionaba la ruina arquitectónica y el desnivel del suelo.
Los vecinos siguen celebrando a San Blas, con dos procesiones tan tradicionales como vistosas. Candelas y rosquillas preceden a los fuegos artificiales y a los platos de fritao, plato típico en la gastronomía de la zona, elaborado principalmente con carne de cerdo y y un pisto sabroso y aromático, con orégano, tomillo y clavo. Pasa el tiempo pero el olor a pueblo no desaparece.

Contacto