{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Premià de Mar

Playas, piratas y fábricas del siglo XIX

Compartir

La segunda villa más grande del Maresme esconde en su municipio vestigios prehistóricos, iberos y romanos, además de recuerdos de los piratas que asolaban la costa.

El municipio actual se formó alrededor de la iglesia de Sant Cristòfol, ya en el año 1841, y seis años más tarde llegaba a Premià el ferrocarril que propició un espectacular aumento de población. Merece la pena contemplar la iglesia barroca, junto a la que se halla la interesante Casa del Terçó, lugar donde se cobraban los diezmos, y dar un paseo por los alrededores para descubrir las casas modernistas de antiguos veraneantes, y llegar al barrio de Mar con sus blancas construcciones. La Casa Manent, un interesante edificio del siglo XVII, es la sede del Museu Municipal.

Entre su patrimonio, Premià conserva la antigua Fàbrica del Gas, el único conjunto industrial de estas características que existe en toda la Península. Hoy, este edificio construido en 1884 es la sede del Museu d’Estampació Tèxtil, único también y muy ligado a la actividad industrial que hizo de Premià de Mar un referente del textil. Paseando por su frente marítimo, disfrutando de sus playas o de las actividades náuticas que ofrece el puerto deportivo se descubre una ciudad muy agradable que conserva su espíritu de pueblo.

Contacto