{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Sangarcía

Tradición chocolatera

Compartir

En plena campiña segoviana, Sangarcía cuenta con varios núcleos de población: Cobos de Segovia, Etreros y el Caserío de Velangómez. La historia de este municipio, a 31 km de la capital,  está vinculada a la antigua Abadía de Párraces, que se ubica en Bercial. 

Sangarcía, con 330 habitantes, llegó a tener hasta cuatro molinos de chocolate. Todavía queda uno en funcionamiento. La molienda de chocolate y el transporte de grano fueron dos de las labores que ayudaron a que la economía del pueblo prosperara. De la fisionomía del municipio merece la pena observar las casas de arrieros y la iglesia parroquial barroca de San Bartolomé (s.XVII), que aloja obras importantes en su interior. Imágenes, retablos y un órgano barroco interesante fabricado por Francisco Ortega. 

En Cobos de Segovia se puede ver su iglesia, de estilo herreriano, el retablo mayor y las pinturas que alberga. De Etreros destaca su iglesia barroca, dedicada a San Juan Bautista, que se construyó en el siglo XVII.

Contacto