{{title}}
{{buttonText}}

Vidángoz/Bidankoze

Viaje mágico

Compartir

Si al pisar el municipio de Vidángoz sentimos un aura mágica que nos rodea y comenzamos a ver gente vestida de hechicera y el fuego iluminando la calle, tranquilos, no estamos delirando ni nos ha dado un ataque súbito de locura. Lo más probable es que hayamos llegado justo a tiempo para presenciar la Bajada de la Bruja, la fiesta popular en la que cada verano se vuelcan los vidangoztarras que, por cierto, también reciben el apodo de brujos, y que celebra la llegada de Maruxa, una simpática sorgina que sería la guía ideal para recorrer los cuatro barrios que han compuesto tradicionalmente el pueblo y conocer sus tradiciones.
Con ella podríamos descubrir que es necesario respirar hondo antes de iniciar el ascenso por la escalinata que conduce a la iglesia de San Pedro, monumental y grandiosa, aguardándonos tras la subida. La escoba mágica de Maruxa nos vendría de perlas para acercarnos a la románica ermita de San Sebastián, algo alejada del pueblo pero imprescindible si se quieren visitar sus lugares más emblemáticos y adentrarse en su historia. Y si la bruja no quiere colaborar, lo mejor es hacerse con un buen trozo de queso roncal, recuperar fuerzas y hacer el camino a pie. Merece la pena.
 

Contacto

Localización