Casa del Navegante

La casa del Navegante es uno de los edificios civiles de mayores proporciones de Montijo. Construida a mediados del siglo XIX por Vicente de la Torre Liaño, debe su nombre a que en 1872 fue adquirida por Ramón Cueto de Arduengo, indiano natural de Asturias que, según la tradición popular, se enriqueció con el tráfico de esclavos.
De fachada neoclásica con insinuaciones barrocas, el edificio se divide en dos plantas, en las que la composición simétrica,  los vanos enmarcados en piedra de granito, así como las ventanas voladas con poyo y reja metálica son la principal pauta. El edificio se remata por una artística balaustrada a base de celosía y se engalana por el bello mirador achaflanado en sus aristas con la aparición del orden toscano, destacándose también la cornisa y balaustrada metálica, así como la delicada veleta de forja.

Contacto

Más monumentos en Montijo

Planes Cercanos