Soletes: dónde comer croquetas ricas y baratas

Soletes para los más croqueteros

croquetas jauja
¿Quién puede resistirse a una buena croqueta recién hecha? Foto: Hugo Palotto

De jamón, de queso, de setas, de pollo asado... Pocas recetas tienen un respaldo tan unánime como la siempre deseada croqueta. Con una cerveza o un vino, puedes pedir una ración en prácticamente cualquier bar de España, pero en pocos sitios consiguen la perfección. Este domingo se celebra el Día Internacional de la Croqueta y te proponemos ocho Soletes donde rendir homenaje al frito rey en España. 

# 1. 'El Corcho' (Valladolid)

1. 'El Corcho' (Valladolid) 

En Semana Santa también las preparan de bacalao, pero en 'El Corcho' las croquetas son, por lo general, de jamón. Son muy asequibles y con gran predicamento en toda la ciudad, tanto es así que durante las fiestas de la Virgen de San Lorenzo -8 de septiembre- se llegan a bolear 1.500 al día. Más de 30 años avalan a este bar de estética ecléctica, buenos vinos y carta recatada. Aún así, también destacan sus tajadas de bacalao rebozado y los montaditos de solomillo y morcilla de Cigales casera, para esos acompañantes de gustos extraños a los que no les convencen las croquetas. 

croqueta el corcho valladolid
La cremosa croqueta de jamón de 'El Corcho' de Valladolid. Foto: Alfredo Cáliz
# 2. 'El Bisaura' (Barcelona)

2. 'El Bisaura' (Barcelona) 

La barra de 'El Bisaura', en el Mercat de Les Corts de Barcelona, siempre está llena, pero merece la pena esperar. Con una pequeñísima cocina y una plancha ha conseguido hacerse un nombre entre las barras de mercado de la Ciudad Condal, y una de las razones son sus muy célebres croquetas de ceps. Desgraciadamente son muchos los bares que ofrecen croquetas de boletus durante todo el año, lo que hace desconfiar a seteros y croqueteros por igual; no es este el caso de 'El Bisaura', que solo sirve la ración cuando es temporada. Además, cuentan con una selección de vinos trabajada y un muy rico pescado a la plancha.

el bisaura barcelona
Para comer croquetas en una barra de mercado: 'El Bisaura'. Foto: César Cid
# 3. 'Jauja' (Talavera de la Reina, Toledo)

3. 'Jauja' (Talavera de la Reina, Toledo) 

De jamón, empanadas en panko y cubiertas con velo de papada por encima. Así son las croquetas de ‘Jauja’, un establecimiento en el centro de Talavera de la Reina que apuesta por una combinación entre cócteles y gastronomía. Según su gerente, Jesús Cedenilla, son "un espectáculo" y merece la pena comprobarlo si el lector se encuentra en la ciudad toledana. Aquí las croquetas se pueden maridar con un Pisco Sour o un Oxefruit -puré de patata de fruta de la pasión y clara de huevo-, y si nos quedamos con hambre, abundan otras opciones prometedoras, como el ceviche de gambón o el wok de sepia al estilo peruano. 

croquetas jauja
Las croquetas de 'Jauja' destacan entre el resto en Talavera. Foto: Hugo Palotto
# 4. 'El Rebote' (León)

4. 'El Rebote' (León) 

El secreto de las croquetas de Carlos Mendoza, propietario de 'El Rebote', es seguir tostando la harina como hacía su madre. La costumbre de la elaboración contrasta con la innovación en los sabores: jamón, morcilla, cecina y chorizo de León -"que no picadillo"-, pero también bacon con queso cheddar, jalisco o pizza. Algunas recetas no llegaron a cuajar, como la de hamburguesa o la de fresas, pero las que se mantienen cosechan un éxito estable en la ciudad. Lo que empezó con una croqueta de atún en 1992 se ha acabado convirtiendo en 1.500 croquetas semanales -en una semana mala- y 5.000 la noche del Jueves Santo, la fiesta más popular de la capital leonesa. 

el rebote leon
Para comer croquetas ricas en León: 'El Rebote'. Foto: Roberto Amado
# 5. 'Casa Manolo' (Madrid)

5. 'Casa Manolo' (Madrid) 

Un bar castizo a la espalda del Congreso de los Diputados que ha escuchado durante décadas a políticos hablar sin tapujos mientras daban buena cuenta de sus emblemáticas croquetas y un buen vino tras las sesiones de control. La perfección de sus croquetas, de jamón y huevo, con rebozado contundente y bechamel especialmente fina, y su localización, entre la Plaza de Cibeles y la Puerta del Sol convierten 'Casa Manolo' en una parada perfecta para madrileños y turistas. Entre sus otros éxitos, conviene pedir los callos.

croquetas casa manolo
Un lugar emblemático de la croqueta madrileña. Foto: Instagram 'Casa Manolo'
# 6. 'El Escondite' (Zaragoza)

6. 'El Escondite' (Zaragoza) 

'El Escondite', la taberna de Luis Vicente en el parque de Miraflores de Zaragoza, quizá sea uno de los lugares que más croquetas de jamón. También preparan callos, chipirones, y bacalao, aunque nunca falta alguna tapa innovadora, como la el Trivial de cocido, que le valió el premio a la tapa de la ciudad en 2017. Y lo mejor: abundan en su carta las especialidades aptas para celíacos. Seguramente la taberna de Zaragoza que vende más croquetas de jamón. Hacen callos, chipirones a la plancha y bacalao con tomate, pero también cae alguna tapa innovadora.

chef el escondite
Luis Vicente, el chef de 'El Escondite'. Foto: Aránzazu Navarro
# 7. 'Blanco Cerrillo' (Sevilla)

7. 'Blanco Cerrillo' (Sevilla)

A prácticamente ningún sevillano hay que explicarle qué es 'Blanco Cerrillo' y eso ya dice mucho de buena fama. Para los de fuera: cañas bien tiradas, y buen adobo desde 1926. Hace cuatro años abrieron su sucursal en Triana, donde continúan su senda de buen trato y calidad. Su gancho es la fritura rica a precios populares y las croquetas no defraudan. De puchero, de jamón, de cola de toro, de cabrales... da igual el ingrediente que pidas. Y para los amantes de pescado, conviene pedir los boquerones en adobo y los calamares. Eso sí, recomendamos ir temprano, apenas cuentan con siete mesas.

frituras blanco cerrillo triana
Croquetas y otras frituras del 'Blanco Cerrillo' de Triana. Foto: Instagram 'Blanco Cerrillo'
# 8. 'Sa Croquetería' (Palma de Mallorca)

 8. 'Sa Croquetería' (Palma de Mallorca) 

Cada vez más locales modernos apuestan por las croquetas, esa receta tradicional que nunca falla. En este caso cuentan con opciones veganas, vermut artesanal y elaboraciones típicas mallorquinas como los llonguets y el pa amb oli. La decoración es actual, colorida y desfendada, un local perfecto para empezar la noche. Volviendo al aperitivo estrella, aquí se atreven con elaboraciones sorprendentes, como las de gambas con pueros, zanahoria con sésamo o sepia en su tinta que también se pueden probar en su sucurlal de Manacor. 

sa croqueteria
En 'Sa Croquetería' cuentan con opciones veganas. Foto: Instagram 'Sa Croquetería'