No sin mi mascota

Lo que debes saber para viajar con tu perro

Compañero fiel de viajes.

Son parte de la familia. Por ello, además de acompañarnos en el día a día y darnos todo su cariño sin esperar nada a cambio, merecen acompañarnos durante las vacaciones o en las escapadas de fin de semana. Cada vez son más los restaurantes, hoteles e incluso transporte público en las ciudades que permiten que nuestras mascotas peludas puedan acompañarnos. Si prestas atención a algunos consejos, no tendrás que renunciar a viajar ni a dejarlos en casa.

Alojamientos en los que podremos dormir con ellos en la misma habitación. Pese a que siempre hemos podido encontrar casas rurales o apartamentos turísticos que admiten mascotas, las grandes cadenas hoteleras se han hecho eco de la importancia de permitir en varios de sus hoteles y resorts la estancia de nuestro mejor amigo. Hay algunos que incluso ofrecen servicios específicos para nuestros perros, desde camas con manta hasta un menú especial con todo tipo de comida o complementos de baño como gel y champú. Conviene no obstante, antes de reservar, fijarnos en las condiciones, ya que suelen variar incluso dentro de una misma cadena. 

Debemos consultar las condiciones de los hoteles cuando planeamos ir con nuestros mejores amigos.
Debemos consultar las condiciones de los hoteles cuando planeamos ir con nuestros mejores amigos.

El viaje en coche. Nadie como nosotros conoce a nuestros perros, gatos…Por ello y, dependiendo del comportamiento que tengan durante los viajes por carretera, debemos dedicarle un tiempo a prepararle para el trayecto: correa que se asegura en el mismo anclaje que el cinturón de seguridad, una manta para proteger la tapicería y, si es de los que se marean, no está de más pasarnos por el veterinario para solicitar una medicación especial que hará que estén relajados durante el viaje.

Viajar en transporte público. Si vamos a pasar unos días en una ciudad, nos alegrará saber que hay varias capitales en nuestro país que permiten (en ciertos horarios y con algunas condiciones) acceder a tren, autobús o metro acompañado por nuestros perros. Por si tras un intenso día haciendo turismo estamos todos cansados y preferimos volver al hotel en algún medio de transporte.

Playas para perros. Uno de los grandes quebraderos de cabeza para los amantes del mar y de los veranos en la costa. Aunque en invierno el acceso es libre en prácticamente todas las playas españolas, con la llegada de la temporada estival, es una verdadera lástima no poder disfrutar de la arena y el mar con ellos. Sin embargo, van siendo cada día más las playas que delimitan algunas zonas en las que podremos correr sin problema con nuestros perros. 

Existen playas con zonas acotadas donde podemos pasear tranquilamente con ellos.
Existen playas con zonas acotadas donde podemos pasear tranquilamente con ellos.

Su maleta. Aunque se acostumbran con bastante rapidez a los nuevos entornos (que estemos nosotros en ellos, ayuda a que no extrañen demasiado), es conveniente que al hacer la maleta incluyamos algunos de sus objetos y que sabemos que necesitarán: correa, su juguete preferido, la documentación al día de sus vacunas o su comedero (podemos hacernos con uno viaje perfecto para cuando hacemos alguna parada en el camino).

Direcciones de veterinarios. No está de más llevar anotado el número de teléfono de alguna clínica veterinaria de la zona donde vayamos a pasar las vacaciones. No solamente por si nuestro amigo sufriera algún percance, sino por si debemos comprar algo que le hiciera falta y pudiéramos haber olvidado en casa.

De compras con mi perro. No tendremos que separarnos ni a la hora de comprar los regalos de fin de vacaciones. Tenemos a nuestra disposición numerosas tiendas de todo tipo a las que podemos entrar con ellos sin necesidad de que nos esperen fuera mientras compramos. ¡Quizá incluso puedan aconsejarnos sobre qué souvenirs llevarnos!

Residencias para animales. Si a pesar de todo estamos seguros de que nuestro amigo fiel no podrá acompañarnos (por límites de peso por ejemplo), los hoteles caninos son una buena opción para asegurarnos que estén bien cuidados y contentos sin que sufran nuestra ausencia. Conviene en este caso buscar un buen lugar donde sepamos que cubrirán todas sus necesidades (que tenga zonas donde correr y jugar) y al que no le importe regresar si necesitamos separarnos de él por unos días. Algunos de estos hoteles tienen ¡hasta piscina para ellos!

Te puede interesar...