Entrevista Emilio Gutiérrez Caba

"Me pasaría la vida recorriendo España"

Emilio Gutierrez Caba. Foto: Ana Belén Fernández.
Emilio Gutierrez Caba. Foto: Ana Belén Fernández.

Nació pegado a un escenario, durante una gira teatral, y desde entonces nunca se ha separado de él. Hijo de una estirpe de actores, su profesión es también su vida y gracias a ello ha conocido cada rincón de España, cargado con una maleta llena de guiones, sed de teatro y buen apetito. Hemos hablado con él sobre cómo recibe este galardón y cómo disfruta del arte de viajar trabajando. 

El Festival de Cine de Málaga reconoce su trayectoria en el cine, el teatro y la televisión, ¿cómo recibes el premio?

Siempre es muy emocionante recibir un premio de estas características, sobre todo cuando uno lleva tantos años haciendo cine. Recibirlo de un festival tan importante como éste y para toda una carrera, es una doble satisfacción. 

¿Cómo ha sido tu relación con el Festival de Cine de Málaga?

Tengo una relación muy especial con este certamen porque es un festival que siempre ha tenido mucho cariño conmigo. En su primera edición, en 1998, me dieron un premio por mi papel en La primera noche de mi vida (de Miguel Albaladejo), un premio que yo no me lo esperaba para nada y fue una gran alegría. 

Cuando ha acudido al este certamen malagueño, ¿te ha dado tiempo a conocer la ciudad?  ¿Cuáles son los lugares que más te gustan de Málaga?

Cuando se celebra el certamen, Málaga se transforma, es otra ciudad, pero aun así, siempre es un lugar agradable para estar. Hay muchos rincones de ella que me gustan, sobre todo la zona de la plaza de toros, con una gran oferta de bares donde hacer parada. Aunque aquí, sin duda alguna, lo mejor es tomarte un espeto a la orilla del mar. Con una espetada malagueña con un buen vino blanco, lo pasas de miedo. De hecho, cualquier comida a base de pescado en un restaurante de Málaga es espectacular.

Espetos en la noche de San Juan, Málaga. Foto: Turismo de Málaga.
Espetos en la noche de San Juan, Málaga. Foto: Turismo de Málaga.

A través de su profesión, de las muchas giras teatrales en las que has participado, has viajado mucho por España, ¿hay algún lugar al que siempre te guste volver? 

La verdad es que me pasaría la vida dando vueltas por España pero desgraciadamente no puedo, la vida te obliga a estar anclado a un sitio pero hay muchos lugares que me gustan. Yo estoy enganchado a la Costa Brava, estoy enganchado a ella y a su gastronomía. Pero también el norte me tiene cautivado, de San Sebastián a La Coruña… con sus pescados, su marisco… ¡El nuestro es un país muy completo!

Y cuando estás de gira, ¿te da tiempo a hacer turismo o acabas conociendo solo los alrededores del teatro?

Yo he conocido casi todas las ciudades españolas hace años y de una manera especial, cuando eran visitables, antes de que crecieran tanto, y me encantaba. Yo, por ejemplo, iba a pasear por la Alhambra de Granada todas las tardes cuando ni siquiera cobraban entrada. Ahora hay muchas ciudades que han crecido mucho, para bien en algunos aspectos y para mal en otros. Crecen en servicios, hoteles, restaurantes… pero pierden el encanto de ciudad pequeña que tanto me gustaba, como ha ocurrido con Soria, Ávila o Segovia. Ahora son ciudades mucho más vivibles pero yo echo de menos esa época en la que estaban en desarrollo pero podías visitarlas prácticamente solo, como había hecho yo en Mérida. 

Estas semanas estás en Barcelona representando César y Cleopatra junto a Ángela Molina, ¿cómo sientes la Ciudad Condal? ¿has podido visitarla?

Sí, por supuesto, Barcelona es una ciudad riquísima, vas paseando por la calle y encuentras pequeños comercios sorprendentes en cualquier barrio, sobre todo en la parte baja. Me encantan esas pequeñas tiendas que echo mucho de menos en Madrid porque han ido desapareciendo y aquí aún se conservan, como las tiendas de discos, de DVDs, pequeñas mercerías… pequeños lugares donde uno se para y puede pasar la mañana entera, una mañana muy aprovechable. 

¿Y un rincón de la ciudad que nos recomendarías para nuestro próximo viaje a Barcelona?

A mí me gustan muchos rincones, como el barrio Gótico, muy saturado de gente pero fantástico para visitar. También la parte alta, Pedralbes. Barcelona es una ciudad que se puede visitar por los cuatro costados, es un lugar donde te perderías, porque es muy viva, llena de contrastes, de la luz que el Mediterráneo le da. 

Estar de gira a menudo te obliga a pasar muchas noches fuera de casa, ¿qué le pides a un hotel para que sea bueno?

Realmente voy a un hotel al que le pido sobre todo confort, le pido un trato cercano, no me gustan los grandes hoteles, quiero que sean pequeños, donde pueda sentir familiaridad. Uno de mis preferidos está en Valencia, el hotel Ad Hoc Monumental, en la zona vieja de la ciudad. Es un lugar en el que me siento muy bien, llevo 12 años y voy siempre a la misma habitación abuhardillada y siempre que voy allí, me siento muy bien, como en casa.

Hotel Ad Hoc Monumental, Valencia.
Hotel Ad Hoc Monumental, Valencia.

Imaginamos que tendrás costumbre en hacer y deshacer maletas, ¿qué es lo que nunca olvidas?

En una maleta nunca debe faltar el paraguas y el cepillo de dientes, el resto de cosas te las pueden dar, pero eso es fundamental. 

Y para reponer fuerzas después de una función, ¿alta cocina o tapeo?

La verdad es que no tengo ninguna preferencia, si tengo que comer alta cocina, a por ello y si no, me doy a las tapas. A mí me divierte mucho comer así que cuando tengo hambre, voy a lo que me apetece. En mis viajes, echo mucho de menos por ejemplo la tortilla de patatas que hacían en la estación de Valladolid o el cocido estupendo que servían en la antigua estación de Córdoba… Esas son las cosas de las que uno siempre se acuerda. 

Y de Valladolid, tu ciudad natal, ¿qué lugar nos recomendarías para saciar el apetito?

Valladolid tiene sitios fantásticos, pero a mí me gusta mucho La Criolla, con platos muy interesantes, un sitio muy generoso en raciones y con sabor espectacular donde uno siempre come bien.

Milhoja de brandada de bacalao y pulpitos. Foto: Restaurante La Criolla.
Milhoja de brandada de bacalao y pulpitos. Foto: Restaurante La Criolla.

Con tanto viaje, ¿hay algún destino que tengas todavía pendiente?

La isla del Hierro, es el único lugar pendiente que tengo en el mapa de España, todo lo demás lo conozco.

Y además de visitar El Hierro, ¿qué nuevos proyectos tienes previstos emprender próximamente?

En Cuenca he estrenado recientemente, como autor y director, la obra de teatro “Escrito en las estrellas”, recreada en la novela El amante literal de Cervantes. Ahora, además, empiezo un proyecto de Cervantes y Lope en Barcelona para las próximas semanas. Por ahora, ya es bastante.

Restaurante
Recomendado Guía Repsol

La Criolla

Calle Calixto Fernández de la Torre, 2 47001 Valladolid , Valladolid (Valladolid)
Localidad

Valencia

Te puede interesar...