Top 5

¿Por qué debes visitar estos cinco mercadillos navideños?

Son un clásico de la Navidad y podemos caer en la tentación de pensar que ya están pasados de moda, que huelen a naftalina o que son solo un lugar en el que entretener a los más pequeños durante sus vacaciones escolares. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, en estos mercadillos no solo podemos equiparnos con los productos más típicos y tradicionales de las fiestas, sino también encontrar las propuestas más originales, divertidas e incluso frikis para celebrar las navidades de una forma diferente.

Plaza Mayor de Madrid. Foto: Daniel Lobo, www.daquellamanera.org.
Plaza Mayor de Madrid. Foto: Daniel Lobo, www.daquellamanera.org.

 

Mercadillo de la Plaza Mayor de Madrid

Además de ser uno de los más antiguos de España es también uno de los más grandes, con cerca de un centenar de casetas. Su principal característica es que, además de todo tipo de objetos para la decoración navideña, aquí también encontramos infinidad de artículos de broma, con los que recuperar la sana tradición del día de los Inocentes. Y lo más curioso, los infinitos gorros y pelucas que aquí se venden y que los turistas y locales lucen por todo Madrid.

 

Caganers en Fira de Santa Llúcia. Foto: Jordi Joan Fabrega.
Caganers en Fira de Santa Llúcia. Foto: Jordi Joan Fabrega.

 

Feria de Santa Llúcia, Barcelona

Hasta el 23 de diciembre, frente a la catedral de Barcelona, se ha instalado como cada año el mercadillo de Santa Llúcia. Una propuesta que ha hecho historia ya que se celebra desde 1876. Son varias las cosas que nos dejarán boquiabiertos en esta feria. La primera de ellas es su tamaño, porque aquí encontramos más de 250 paradas; y la segunda, la variedad de artículos: artesanía, belenes, árboles de Navidad y... ¡caganers! Y es que en esta feria encontramos centenares de versiones de la figura más famosa del belén catalán.

Mercadillo navideño, Plaza del Pilar. Foto: Turismo de Zaragoza.
Mercadillo navideño, Plaza del Pilar. Foto: Turismo de Zaragoza.

 

Mercadillo navideño Zaragoza

El principal motivo para visitar este mercadillo es su ubicación, en la impresionante plaza del Pilar. La basílica del Pilar, las luces navideñas, los puestos de madera y el calor de la gente, hacen de este espacio un lugar sencillamente encantador. Otro valor añadido es que aquí, además de objetos de decoración, también podemos adquirir dulces típicos. En este mismo espacio, además, podemos ver un belén a tamaño real.

Teatro Arriaga, Bilbao.
Teatro Arriaga, Bilbao.

 

Mercadillo calle Bailén, Bilbao

En la calle Bailén, se sitúan cada año cerca de cuarenta casetas, rodeadas de una de las mejores panorámicas de la ciudad: a un lado, el río Nervión; al otro, el teatro Arriaga, un edificio neobarroco de finales del siglo XIX. El placer de pasear a la orilla del río, al calor de la iluminación navideña, es motivo suficiente para visitar este mercado donde podemos encontrar tanto artículos navideños como una exquisita muestra de gastronomía vasca.

Mercado Central de Valencia.
Mercado Central de Valencia.

 

Mercadillo del Mercado Central de Valencia

Son varios los mercadillos que se instalan en la ciudad del Turia cuando llega la Navidad, pero ninguno como el que se ubica en los alrededores del Mercado Central, uno de los edificios más visitados de la ciudad por su arquitectura, tradición y productos. Conocer este histórico lugar es precisamente uno de los alicientes de acercarse a este mercadillo con cerca de 300 puestos. No hay un lugar mejor en toda la ciudad para comprar un árbol de Navidad.