EN RUTA CON MARÍA DUEÑAS

"Hay que probar el caldero de 'La Tana' si vas a Cabo de Palos"

María Dueñas con una amiga en la playa de la Concha de Donosti.
La escritora María Dueñas (izquierda) con una amiga en la playa de La Concha de Donosti.

Además de escribir, a María Dueñas le apasiona viajar. Se nota en las páginas de sus libros, que lo mismo nos llevan a lugares remotos que a Madrid, Cartagena … o Jerez de la Frontera, donde se encuentra uno de sus hoteles favoritos: el 'Palacio Garvey'. A la autora del fenómeno editorial El tiempo entre costuras le fascina el paisaje de Cabo de Gata y reconoce que le encanta hacer duetos a pleno pulmón con Sabina, María Dolores Pradera y Calamaro mientras conduce por carretera.

Empezó tarde en el mundo de la literatura; tarde pero segura, porque aquella profesora de universidad se convirtió, a sus 45 años y casi de la noche a la mañana, en una de las autoras más reconocidas del país. Ha sido traducida a más de 35 idiomas y lleva millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Las hijas del capitán es su cuarta novela, en ella pone el foco en cuatro mujeres malagueñas que emigran al Nueva York de los años 30. "Me apetecía sacar a la luz ese pedacito de nuestra historia que no es muy conocida. Y demostrar que España estaba muy presente allí, con toda esa comunidad que tenía sus propias tiendas de comida y productos españoles, su prensa, sus asociaciones…".

¿Hay alguna ciudad que te haya dejado huella?

Jerez de la Frontera. Me encantó conocer su lado más bodeguero, el contraste del ayer y el hoy me apasionó. Recomiendo, antes de nada, una visita a la bodega González Byass y realizar una cata para aprender a distinguir el fino oloroso o el palo cortado. Tapear por allí es una delicia. Son fantásticos los tabancos, como allí llaman a las tabernas. Y para comer o cenar recomiendo 'La Carboná', situada en una antigua bodega.

Acceso a la playa almeriense de Los Genoveses. Foto: Paula García Díaz.

¿Cuál es ese paisaje que te ha quitado la respiración?

El Cabo de Gata me apasiona, es como estar en el fin del mundo. Me fascinan las playas de Mónsul y Los Genoveses, aunque mejor evitar ir en agosto. También me encanta Las Negras o el antiguo pueblo minero de Rodalquilar por lo evocador que es, ya que en el siglo XIX allí se vivió una auténtica fiebre del oro.

¿Tienes alguna carretera por la que no te dé pena perderte?

Viajo mucho en coche y hago miles de kilómetros al año recorriendo la carretera de Valencia, la A3, pero me gusta especialmente la A7 (Autovía del Mediterráneo) porque en su paso por el Levante y Andalucía tiene algunos tramos maravillosos, con esas vistas inmensas sobre el mar y la vegetación autóctona de cada zona: pinos al norte de Alicante, lomas desérticas en Almería, adelfas llenas de color y plantas subtropicales en el sur de Granada...

María Dueñas en una terraza de la Plaza de la Paja (Madrid)
De terraceo en la Plaza de la Paja (Madrid).

¿Cuál es ese bar de carretera en el que te gusta parar en tus viajes?

Me gusta 'La Venta San José', en el kilómetro 124 de la A3, donde suelo parar a tomar un pan con jamón rico –coincide la escritora en este sentido con el grupo La Unión–. También soy mucho de ir a los Paradores para comer, tomar una tapita o un café, como el de Albacete, en la A30. El de Almagro me gusta, especialmente, por razones sentimentales: soy manchega. Además, las migas, el pisto, los quesos recios, los duelos y quebrantos… todo allí está delicioso, y es una gran excusa para conocer uno de los pueblos más bonitos y mejor conservados de España. Y si vas en verano, aún mejor, porque puedes ir al Festival de Teatro Clásico.

¿Qué música escuchas cuando conduces?

Depende de con quién vaya... Cuando voy sola, que suele ser a menudo, me gusta ir cantando. ¡La de duetos que me he hecho con Joaquín Sabina, Andrés Calamaro y María Dolores Pradera! 

¿Te gusta el souvenir gastronómico?

Sí, ¡me encanta! Hace poco estuve en Burgos y compré unas morcillas riquísimas en 'Casa Cuevas' (c/ Santander, 11) y cuando fui a la Feria del Libro en Badajoz vine cargada con un jamón ibérico de la dehesa extremeña buenísimo que compré en una charcutería que se llama 'La Tienda' (c/ Francisco Luján, 6).

Los arroces en Cartagena y el caldero en Cabo de Palos

¿Cuál es ese restaurante al que siempre te gusta volver?

Tengo varios. Como vivo entre Madrid y Cartagena, te diría que en la capital no te pierdas el restaurante 'Naia', que está al lado de mi casa, en la plaza de la Paja, tienen un menú del día maravilloso y mil opciones más. Y en Cartagena recomiendo 'El barrio de San Roque' y la terraza de 'La Marquesita', porque tienen una comida estupenda y un servicio magnífico. Sus respectivos dueños, Ñete y Almudena, te sugerirán las mejores opciones de su cocina de mercado con arroces buenísimos. También merece la pena una visita a Cabo de Palos, que es un pueblo que está muy cerquita, para comer en 'La Tana' o 'La Bocana de Palos' y probar, en cualquiera de los dos, el caldero, el tradicional arroz de pescadores que está riquísimo.

¿Cuál es esa barra de bar para quedarse pegada?

La de 'La Paloma', que es un bar de barrio de los de toda la vida, en la calle Toledo (Madrid), donde suelo ir a tomar el aperitivo. Allí me pido un vermú de grifo y unas gambas a la plancha ¡para chuparse los dedos!

María Dueñas en la bodega González Byass (Jerez) y paseando por el puerto de Cartagena con familiares.
María Dueñas en la bodega González Byass (Jerez) y paseando por el puerto de Cartagena con familiares.

Vives en pleno barrio de La Latina, un Madrid muy castizo como el de Sara Quiroga, la protagonista de 'El tiempo entre costuras'. ¿Confiésanos tus tiendas de alimentos de cabecera por allí?

Compro fruta, carne y un pescado magnífico en el Mercado de la Cebada, y las delicatessen en 'Alma de Julián Becerro', en la Cava Baja. Me gusta mucho el pan de masa madre del obrador 'San Francisco', en la calle del mismo nombre esquina con la calle San Isidro. Y ya puestos, para desayunar muero por las porras de la churrería 'Santa Ana', prácticamente en el Rastro.

Localidad

Cartagena

También vives en Cartagena y, de hecho, algunos capítulos de tu novela 'Misión olvido' transcurren allí. ¿Qué no debemos perdernos si vamos a esa ciudad?

Recomiendo visitar el Museo del Teatro Romano, recorrer el centro para ver las fachadas modernistas y, desde luego, dar un paseo por el puerto, que últimamente está maravilloso.

Recomiéndanos alguno de esos hoteles que te haya gustado especialmente.

Lo que más valoro es la estética, el confort y la atención. Me encanta por eso el 'Hotel Palacio Garvey', en Jerez de la Frontera, situado en una de las maravillosas casas-palacio de la burguesía bodeguera. Está en una de las plazas más bonitas, Rafael Rivero, y es una maravilla.

Por último, eres de Puertollano (Ciudad Real), un punto en el mapa en el que mucha gente va de paso a otros destinos turísticos, ¿con qué les convencerías para quedarse a conocerlo?

Les diría que se dieran una vuelta por el precioso paseo de San Gregorio, que hagan un recorrido de bares y tapas que, además, son gratis con las cervezas, como en el restaurante 'La Ula', donde también se puede comer estupendamente.

Playa

Los Genoveses

San José (Almería)
Localidad

Almagro

Restaurante

Naia

Plaza De La Paja, 3 , Madrid (Madrid)
Restaurante
Recomendado

Barrio de San Roque

Calle Jabonerías, 30 30201 Cartagena (Murcia) , Cartagena (Murcia)
Restaurante
Recomendado Guía Repsol

La Marquesita

Plaza Alcolea, 6 30201 , Cartagena (Murcia)
Restaurante
Recomendado Guía Repsol

La Tana

Paseo de la Barra, 3 30370 , Cabo de Palos (Murcia)
Hotel
4 Estrellas

Hotel Palacio Garvey

Plaza Rafael Rivero c/ Tornería 24 , Jerez de la Frontera (Cádiz)
Localidad

Puertollano

Te puede interesar...